#2 La importancia del pedido

“Dime donde no pides ayuda y te diré donde sufres.”

Cuentan que un día fallecen un hombre joven y un hombre anciano y cuando llegan al cielo los recibe San Pedro, que les dice que como aún no tiene preparada su morada les permite volver a la tierra por unos días y les ofrece hacerlo de la manera que cada uno quiera
El hombre joven le pide a San Pedro volver en forma de Aguila. Siempre me hubiera gustado tener alas para poder sobrevolar la cordillera
Y cuando le toca el turno para pedir al hombre anciano pide volver en forma de semental. Me gustaría poder volteármelas a todas.
Concedido dijo San Pedro cuando tenga arreglada vuestra morada los mando a buscar
Pasaron los días y al tener todo listo San Pedro le pidió a su asistente que vaya a buscarlos
¿a dónde te parece que los he de encontrar?
Al hombre joven es fácil seguramente lo encontrarás volando sobre la cordillera
Al hombre anciano te va a costar más encontrarlo. Seguramente lo encontrarás en algún establo volteándose a alguna vaca

¿DONDE TE PARECE QUE FALLÓ EL PEDIDO DEL HOMBRE ANCIANO?

Sostengo que dio por obvio que San Pedro lo entendía, pero lo que era obvio para el hombre anciano no lo era para San Pedro
¿Te pasa esto en tu vida que das por obvio cosas que el otro no entiende y ahí comienza una suerte de incomunicación con él ?
Veamos juntos: ¿qué es un pedido?
Postulo que un pedido es una posibilidad que me brinda el lenguaje que al utilizarla de determinada manera puede disponer para mí un resultado determinado.
En mi trabajo con parejas sostengo que el pedido es una de las competencias que hace falta desarrollar. Los veo interactuar y observo que uno pretende que el otro adivine . Consideran que allí se encuentra la “magia de la relación”. Por lo general no los veo específicos en lo que necesitan del otro,y muchas veces se muestran como reticentes al pedido por considerar que al hacerlo “son” menos. Como si hubieran aprendido que el valor se encuentra en hacer solos las cosas
Los héroes de nuestro tiempo no piden. ¿Viste alguna vez pedir al Agente 007 , a Terminator, o a Rambo?

Me gustaría mostrarte algunos elementos del pedido:

1. Todo pedido tiene un ORADOR que es el que hace el pedido. Observa como te sientes cuando tienes que adivinar lo que el otro necesita pero no te lo pide
2. Un OYENTE que es la persona a la que está dirigido el pedido. Piensa quién se tiene que hacer cargo de un pedido que suena mas o menos así: sería bueno llamar al electricista o hay que terminar el informe para mañana. Muchas veces en las organizaciones vemos que hay cosas que no suceden porque no queda claro quien está a cargo.
3. Otro elemento es la ACCIÓN FUTURA a llevarse a cabo o sea cuál es la acción concreta que estoy pidiendo. Suena el timbre y yo grito” Timbre” y lo que quiero es que atienda la puerta mi marido . O digo hace frío y lo que quiero es que mi hijo cierre la ventana. En estos casos está faltando la acción que se hace cargo del pedido
4. Factor TIEMPO . Para cuando queremos lo que estamos pidiendo. Pensemos en la posibilidad que se nos abre al decir. Yo quiero que me devuelvas el libro en el término de esta semana a decir quiero que me devuelvas el libro .
5. CONDICIONES DE SATISFACCIÓN: cuando te pido que me devuelvas el libro y doy por obvio que sabes cual es el libro del que estoy hablando. O cuando te digo que quiero que me trates bien y no te explico es que es lo que necesito que hagas para que yo interprete que me estas tratando bien. En el cuento anterior el hombre anciano no hizo un pedido específico y mientras el pensaba en mujeres San Pedro pensó en vacas.

Los pedidos te permiten:
1. Aumentar el control sobre tu vida.
2. Mejorar los negocios y las relaciones interpersonales.
3. Aumentar tu poder personal y ser más efectivo.
4. Enriquecer tu estilo de vida
5. Sentirte acompañado y que no estas solo para todo

En mi trabajo como coach observo que los elementos que suelen faltar son el factor tiempo y las condiciones de satisfacción. Aunque reconozco que muchas veces también falta el oyente. Hay personas que están acostumbradas a hablar en términos de ” Hay que hacer tal cosa” y luego se quejan porque no está hecha. Lo que sucedió es que no le quedó claro a la gente de su entorno quien tenía que hacerlo
Algunas de las razones por las que no pedimos son:

1. Ignorancia . No sabemos que pedir. A veces estamos tan poco relacionados con nosotros mismos que no somos capaces de percibir nuestras necesidades y carencias reales. También puede ser que no sepamos cómo pedir o a quién pedir
2. Creencias limitantes. Se nos ha enseñado que es mejor dar que recibir. Que si el otro verdaderamente nos ama debe saber lo que necesitamos. Que es más seguro mantener la boca cerrada y parecer tonto, que abrirla y exponernos.
3. Miedo . Temor al rechazo, a parecer tonto, a que piensen que no podemos, temor a que nos castiguen o a quedar con cuentas pendientes
4. Baja autoestima. Según estudios recientes una de cada tres personas tiene su autoestima elevada. Sufrimos una epidemia de baja autoestima.
5. Orgullo. No nos detenemos a pedir que se nos oriente, aconseje o ayude. Estamos convencidos que necesitamos hacerlo todo nosotros mismos. Por lo general a la perfección y en el primer intento sino creemos que perderemos la amistad, el respeto que nos tienen y nuestro propio sentido de autosuficiencia

Algunas de las características de las personas que piden son:
1. Saben lo que quieren
2. Creen que son dignos de recibir ayuda
3. Creen que pueden pedir ayuda
4. Viven con más entusiasmo
5. Actúan frente al miedo atravesándolo
6. Utilizan sus experiencias como aprendizaje
7. Son persistente

“Es verdad que no siempre has de recibir lo que pides,
pero también es verdad que nunca recibirás lo que no pides”

Me gustaría mostrarte una última consideración por hoy:

Frente a un pedido pueden haber tres respuestas:
SI, NO o la apertura a una negociación.
Observa que capacidad tienes de permitirle al otro decirte que no y diferencia que cuando te dicen que NO solamente lo están haciendo a tu pedido y no a tu persona. Esto puede evitarte una buena dosis de sufrimiento
Por esta semana te dejo con una ” forma” que a mi me ha dado muy buen resultado:
Te pido X ( qué y cómo) en tiempo Y( cuándo).

Publicado en 1999.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *