#9 El regalo de tu entrega

“Si no estas prendiendo una vela no te quejes de vivir a oscuras”

El hombre rico le pidió a su maestro, háblanos de dar, y él contestó:
Das desde la escasez cuando das desde tus posesiones porque ¿qué son tus posesiones sino cosas que guardas por si las necesitas mañana.
Mañana ¿qué traerá el mañana a ese perro que guarda los huesos enterrándolos en el camino?
¿Cuál es el miedo de necesitar sino el necesitar en sí mismo?. No es el temor a la sed cuando uno esta satisfecho sino esa sed que uno nunca puede satisfacer.
Están aquellos que dan poco de lo mucho que tienen y lo dan para ser reconocidos y ese deseo oculto hace que lo que dan no llegue, y están aquellos que tienen poco y lo dan todo.
Estos son los creyentes en la vida y las riquezas de su dar no tienen fin.
Están aquellos que dan con alegría y la alegría es su beneficio.
Están aquellos que dan con dolor y el dolor es su bautismo.
Dar como un valle fértil, como una brisa que acaricia perfumando el espacio.
Es bueno dar cuando alguien nos pide, pero es bueno dar cuando nadie pidió y hacerlo desde la comprensión.
Todo lo que des algún día te será dado.
Así es que da ahora mismo para que la estación del dar sea tuya y no que sea tu herencia.
Estas acostumbrado a decir yo doy a aquellos que se lo merecen.
No dicen lo mismo los árboles de la pradera ni las flores de mi jardín, dan mientras están vivos porque saben que retener es morir.
Reconoce que mereces ser un dador porque es la vida la que nos da vida y si no eres un dador solo eres un testigo de la vida.
(autor desconocido para mí)

Hola queridos amigos: ésta es un época muy especial de año donde pensamos en todas aquellas personas que nos acompañaron a lo largo de todo el año y reconocemos su aporte. Este es un tiempo de dar , de regalos, de reconocimiento y agradecimiento. No siempre el regalo tiene que ver con dinero aunque ¿a quién no le gusta recibir un lindo regalo? De todas manera lo que busco con este newsletter es mostrarte de qué otras maneras podemos ofrecer algo de nosotros mismos y hacer una diferencia en la vida de las personas.
¿Qué otra cosa podrías dar?
Te pido que leas y pienses si lo que sigue te hace sentido:

1. Podrías dar tu tiempo. ¿Cómo sería usarlo priorizando el acercarte a aquellos que más queres? ¿Cómo sería no usarlo como una excusa? ¿Cómo sería organizarte mejor para que te rinda más? ¿ cuantas veces por día repetís que no tenes tiempo?
2. Podrías dar tu apoyo. ¿ Hay alguien en tu entorno que necesite que lo escuches para sobrellevar un momento difícil? ¿Alguien que necesite tu consejo o tu experiencia?
3. Podrías dar tu aceptación. ¿quién es esa persona a la que te cuesta permitirle que siga con sus planes sin interferir ni tratar de mostrarle que serían mejor otros caminos?
4. Podrías dar tu atención. ¿ Cómo sería parar por un momento tu trajinar diario y enfocarte en las personas que mas amas?
5. Podrías dar tu perdón. ¿ que pasaría si este año te propusieras hacerte este regalo? ¿ que espacios diferentes piensas que se abrirían si dejaras ir el dolor , la bronca y el odio? ¿ como sería tu vida si salieras del resentimiento y te permitieras estar abierto a algo nuevo? ¿ y qué si pudieras ver que el perdón no solamente es un hermoso regalo para las personas que has de perdonar sino también para ti mismo?
6. Podrías dar tu paciencia. ¿Qué te impide ver que los seres humanos tenemos diferentes tiempos para hacer las cosas? ¿Qué espacios de aprendizaje se abren para ti en este ámbito? ¿Tener paciencia tiene que ver con respetar y amar al otro de la manera que se muestra?
7. Podrías dar tu amor. ¿ Te hace sentido pensar que a las personas nos gusta sentirnos especiales y muchas veces frente a conversaciones incompletas esperamos que sea el otro el que abra el camino del reencuentro y nos muestre su amor dando el primer paso?
8. Podrías dar tu punto de vista y tus ideas. ¿Cómo podrías ayudar a esa gente que quiere obtener un resultado pero no sabe como? ¿de que manera podrías intervenir para mostrar el diferente observador que sos y abrir espacios de posibilidad que el otro no puede ver?
9. Podrías dar tu sonrisa. ¿Qué te pasa cuando te dan la bienvenida con una sonrisa en el rostro ? ¿Qué conversación interna te aparece?
10. Podrías dar tu abrazo ¿ A cuantas personas le has regalado hoy la calidez de tu abrazo y la cercanía de tu corazón?

Te sugiero un ejercicio: Elige una persona para cada “forma de dar” que te mostré. Piensa de qué manera lo vas a hacer, cuándo y cómo y….
ADELANTE!!!

Si no es aquí ¿Dónde?
Si no es ahora ¿Cuándo?
Si no soy yo ¿Quién?
Del Talmud

“Donde no haya amor,
siémbralo
y encontrarás amor”.
Juan de la Cruz

Publicado en 1999.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *