#7 Diseño de conversaciones II

“El Arbol de los Problemas”

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar mi vieja granja, acababa de finalizar un primer día de trabajo muy duro. Su cortadora eléctrica se había dañado y le había hecho perder una hora de su trabajo y ahora su antiguo camión se negaba a arrancar.
Mientras lo llevaba a su casa, permaneció en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia.
Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.
Al entrar en su casa, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara sonreía plenamente. Abrazó o a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa. Posteriormente me acompañó hasta el auto. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo visto cuando entramos. “Ese es mi árbol de los problemas”, contestó.
“Se que yo no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero hay algo que es seguro: los problemas no pertenecen a mi casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego . Luego a la mañana los recojo otra vez”.
“Lo divertido es”, dijo sonriendo, “que cuando salgo a la mañana a recogerlos, ni remotamente encuentro tantos como los que recuerdo haber dejado la noche anterior”.

de “Pequeñas Historias para Grandes Momentos”, de Walter Salama

DISEÑO DE CONVERSACIONES:
Nuestra vida ocurre en el marco de las relaciones que podamos generar. La habilidad para generar y consolidar relaciones que funcionen, es una de las capacidades que tenemos los seres humanos para interrelacionarnos y lograr los objetivos que deseamos, tanto en el ámbito laboral como en el afectivo.
Una de las fuentes del sufrimiento humano ocurre cuando nuestras relaciones no nos responden de la manera que a nosotros nos gustaría.

Si tiene solución
¿Para qué te vas a hacer problema?
Si no tiene solución
¿Para qué te vas a hacer problema?
Proverbio chino

En el número anterior dijimos que nosotros coordinamos acciones en el contexto de las relaciones a través de las conversaciones y que una de las competencias claves del ser humano tiene que ver con su capacidad para diseñarlas sabiendo cuando es conveniente abrir una o cerrar otra o saber moverse a través de ellas . Gran parte de nuestro poder esta ligado a la capacidad que tengamos de diseñar conversaciones. Por eso quiero compartir contigo algunas claves que pueden asistirte para hacer más efectiva tu comunicación

· Transformar la queja en un pedido concreto con condiciones de satisfacción
· Elegir el momento para abrir una conversación y no hacerlo compulsivamente o cuando estés enojado
· Buscar un espacio de tiempo donde puedas conversar sin interrupciones
· Hablar en primera persona mostrando tu punto de vista, sin acusar al otro ni querer convencerlo de tu forma de ver las cosas
· Escuchar su punto de vista con atención
· Enfocarte en la importancia de la relación en lugar de defender tu razón
· Hacer pedidos concretos en lugar de esperar que el otro adivine
· Distinguir hechos de interpretaciones
· Reconocer las promesas que haces al hablar
· Utilizar un “lenguaje que permita abrir posibilidades” en la relación

Quiero mostrarte algunos ejemplos de lo que yo llamo ” Lenguaje que abra posibilidades”:
· Decir ” busquemos alternativas” en lugar de decir “esto es imposible”
· “Me gustaría verlo de otra manera” en lugar de decir “Yo soy así”
· “Si, y…..” en lugar de decir “si, pero…”
· “Seguramente habrá una solución” en lugar de decir “no hay nada que hacer”
· ” Lo que yo interpreto de lo que vos decís es…” en lugar de decir “vos dijiste…”

Seguramente podríamos encontrar más de estos ejemplos y te invito a que me escribas contándome los que descubras en tu forma de conversar.

Si tiene solución
¿Para qué te vas a hacer problema?
Si no tiene solución
¿Para qué te vas a hacer problema?
Proverbio chino

Publicado en 1999.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *