Conversando con un Coach #767 “Vocación”

Había una vez un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales. Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol que estaba profundamente triste.
Tenía un problema: “No sabía quién era, ni qué tenía que hacer.”
El manzano le decía que era muy fácil hacer sabrosas manzanas.
“¿Por qué no lo intentas?”
No lo escuches, le decía el rosal. Es mejor tener rosas.
¿No ves que bellas son?”
Y el árbol desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, pero como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado.
Un día llegó al jardín un búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó: No te preocupes, tu problema no es grave, muchos seres sobre la tierra lo tienen. Yo te mostraré una nueva posibilidad: “No dediques tu vida a ser como los demás quieren que seas… Busca ser tú mismo, conociéndote y escuchando tu voz interior, ella te dirá cuál es tu vocación.”
Y dicho esto, el búho desapareció.
¿Mi voz interior…? ¿Ser yo mismo…? ¿Conocerme…? ¿Vocación…? Se preguntaba el árbol desesperado, cuando de pronto, comprendió…Y cerrando sus ojos y sus oídos, pudo abrir su corazón, y escuchar una voz interna diciéndole:
“Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. Eres un roble, y tu destino es crecer grande y majestuoso. Dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje…Esa es tu vocación..
Es para lo que has nacido: “Descubre como manifestarla”.
Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado. Así, pronto creció y fue admirado y respetado por todos. Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz.

Yo me pregunto al ver a mi alrededor:
¿Cuántos serán robles y no se permiten a sí mismos crecer?
¿Cuántos serán rosales y por miedo al desafío sólo dan espinas?
¿Cuántos naranjos no aprendieron a florecer?
¿Cuánta energía desaprovechada?
En la vida, todos tenemos una tarea que realizar y para poder cumplirla hemos sido dotados con dones y talentos que necesitamos descubrir y desarrollar para poder cumplir con nuestra misión y es realizando esa tarea, donde nos encontraremos con nuestra vocación: Aquello que nos apasiona, nos llena de entusiasmo, saca lo mejor de nosotros mismos, nos resulta fácil y placentero: aquello para lo cual hemos nacido…

No permitamos que nada ni nadie
nos aleje de la búsqueda
de nuestra vocación.

¿Puedes imaginar el costo emocional de no aprovechar a fondo todos tus talentos, de nos disfrutar de la pasión y el entusiasmo que surge frente a la tarea, cuando ellos se manifiestan, de no poner en juego toda nuestra inteligencia a disposición de la causa que elijamos?
La vocación justamente es el emergente de la frustración que muchos sienten al no encontrarle sentido a lo que hacen. Es como una voz interna que te muestra y te guía hacia lo que eres llamado.

Cuando nos inspira un gran propósito
o un proyecto extraordinario,
todos nuestros pensamientos rompen sus límites.
La mente trasciende las limitaciones,
nuestra conciencia se expande en todas las direcciones
y nos encontramos en un mundo nuevo,
grande y maravilloso.
Los Sutras Yoga de Patanjali.

Seguramente ya te estarás preguntando:
¿Cómo hago yo para encontrar mi vocación?
¿Cómo hago yo para encontrar qué alimenta mi pasión y me llena de entusiasmo?
¿Cómo hago para tener tiempo de escuchar mi voz interna en medio de tanto ajetreo cotidiano y tanto ruido existencial?
Y lo que puedo decirte es: que sólo lo tienes que hacer importante, elegirlo, enfocándote en su búsqueda sin abandonar hasta no encontrarlo, ya que cuando lo logras, tu vida se sube a una alfombra mágica que te puede llevar por confines del mundo, nunca imaginados por ti.

Dentro de cientos de años,
cuando la historia de esta época se escriba,
es probable que el acontecimiento más importante
para los historiadores, no sea la tecnología.
Sino que por primera vez las personas
podrán elegir y
tendrán que gestionarse a sí mismas.
Peter Drucker.

Víctor Hugo decía que no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su momento y yo estoy segura de que si lo dicho en esta newsletter ha resonado en tus oídos y sigue aun latiendo en tu corazón: TU MOMENTO HA LLEGADO.
¿Qué es aquello que hace tiempo quieres hacer?
¿Cuáles son los talentos que has desaprovechado hasta el momento?
¿Qué es lo que tanto te apasiona y te hace vibrar?
¿Qué te detiene para ponerlo en marcha?
¿Qué te impide elegir?
¿Qué hace que no puedas ELEGIRTE?

Una embarcación se dirige a Oriente y otra a Occidente.
Y soplan los mismos vientos.
Es la posición del velamen, y no los vendavales,
lo que nos marca el rumbo a seguir.

Como los vientos del mar, es el destino;
cuando viajamos por la vida.
Son las elecciones del alma,
las que logran alcanzar la meta.
No es la calma, ni la lucha.
Ella Wheeler Wilcox

Publicado en 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *