Conversando con un Coach #765 “Estar Presente Aquí y Ahora”

Esta es la historia de un niño extremadamente ansioso, que no podía esperar. Si iba a la escuela, en cuanto llegaba quería que la clase ya terminara, y empezara el recreo o si llegaba a su casa quería que la comida estuviera lista ya. Su vida era así siempre esperando el próximo momento.
Un día, mientras iba caminando a la escuela se encontró con un Hada que le regaló una cajita diciéndole: “esta es una cajita mágica. Tiene una cinta de plata adentro, de la cual podrás tirar cada vez que quieras acelerar el paso del tiempo. No la podrás volver atrás y tanto como tires de ella será el tiempo que pase”.
El niño le agradeció y se fue loco de contento, pensando: “Qué bueno, ahora no tendré que esperar más y podré elegir qué momentos quiero vivir y cuáles no.
Cuando llegó a la escuela y la maestra le dijo buen día, el niño pensó: que termine ya!
Entonces tiró de la cinta y apareció la maestra diciendo: Hasta mañana niños! Perfecto! resultó.
Y así hizo con todo lo que le molestaba esperar. La comida, el cumpleaños, la escuela, etc, y se puso práctico en hacer pasar exactamente el tiempo que quería.
Pasó el tiempo y no quiso esperar a crecer para ponerse de novio con esa nena que tanto le gustaba, entonces.. un buen tirón y ya era un joven y ella una hermosa jovencita, y eran novios. y por suerte la escuela ya se había terminado. Entonces decidió casarse, y esperar un niño, pero nueve meses.. era mucho.!! Otro tironcito, y ya tenía su bebé, y la mujer sin su panza, pero…aparecieron los pañales y el llanto a la noche, …entonces otro tirón y .. ya tenía un niño de seis años que podía jugar con él, que se bañaba solito, pero pensó que ahora venía lo peor acompañarlo a estudiar por lo que dio otro tironcito y apareció jubilado, ya no tenía que trabajar más, su hijo había terminado de estudiar, pero… ya no estaba en casa, era un adulto con su propia familia. Su propia mujer había envejecido, él mismo estaba canoso, su madre había muerto, y él no tenía recuerdos de su vida.

Qué horror, su vida estaba terminando y él se la había perdido por su tremenda ansiedad!!
En eso despertó dándose cuenta que lo que vivió fue una horrible pesadilla

¿Como disfrutar la vida valorando el momento presente?
Si yo te dijera que recuerdes días que marcaron tu vida es probable que lo que solo recuerdes sean algunos momentos de esos días.
¿Y por qué tenemos tan poquitos de esos momentos?
¿No será porque los dejamos pasar? Dando por obvio que otros vendrán.

No te preocupes por el día de mañana.
Mañana se ocupará de sí mismo
San Mateo

Lamentablemente vivimos sin conciencia de esos tesoros que viven en el momento presente.
Piensa: ¿cuántos momentos vives en forma automática, sin darte cuenta de ellos?
¿Tienes conciencia de la salud y la riqueza que posees?
Plena conciencia es ese grado de alerta que tenemos cuando estamos absolutamente presentes con lo que está pasando, alineados, enfocados y atendiendo todo lo que está ocurriendo en el aquí y ahora.

La vida es lo que ocurre …
cuando hacemos otros planes

Algunos enemigos que podemos encontrar para estar plenamente conscientes y perdernos esos momentos:
Estar apurados, ya que cuando estoy apurado tengo conciencia de que el futuro es más importante que el momento presente.
Comparar permanentemente el presente con el pasado.
Dejar cosas incompletas.
Postergar el disfrute, el reconocimiento y el agradecimiento.

En cualquier momento solo una de estas dos cosas pasa.
O estas aceptando lo que sucede,
o lo estas negando o resistiendo.

Algunas prácticas diarias que te pueden llevar a estar más plenamente consciente del momento presente son:
Buscar estar centrados.
Aquietar el murmullo externo para buscar la paz interior.
Meditar diariamente.
Proponernos estar en silencio unos minutos por día, para escuchar nuestra propia voz de la intuición.
Darse tiempo para cada cosa.
Ir más despacio.
Revisar el día y reconocer los momentos.

La flor, el cielo o el ser amado
solo se encuentran en el momento presente

Publicado en 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *