Conversando con un Coach #758 “Puentes o Muros”

Esta es la historia de dos hermanos muy unidos que vivían en granjas adyacentes. Un día después de 40 años de cultivar juntos hombro a hombro, compartiendo maquinarias e intercambiando cosechas, se pelearon, a lo que siguieron semanas de silencio.
Una mañana tocó a la puerta de Luis, el hermano mayor, un hombre cargando una sencilla caja de herramientas. Se presentó como carpintero y le dijo: “Estoy buscando trabajo por unos días”, quizás usted necesite algún trabajo”.
Luis se quedó pensando y luego de unos minutos le dijo: Ha llegado en el momento justo. Tengo un trabajo para usted. Mire al otro lado del arroyo, aquella granja, ahí vive mi hermano menor. La semana pasada había una hermosa pradera entre nosotros y el tomó su zanjadora y desvió el cauce del arroyo para que nos separara. Bueno, el pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero yo le voy a hacer una mejor. ¿Ve usted aquella pila de maderas junto al granero? Quiero que construya una cerca de dos metros de altura, no quiero verlo nunca más.”
El carpintero bajando un poco la cabeza le dijo: “Creo que comprendo la situación. Le entregaré un trabajo que lo dejará satisfecho.”
Luis dejó la granja por el resto del día para ir a comprar provisiones al pueblo.
Cerca del ocaso, cuando el granjero regresó, el carpintero ya había terminado su trabajo. Al verlo Luis se quedó paralizado.
No había ninguna cerca de dos metros!!!
En su lugar había un puente que unía las dos granjas a través del arroyo!!
En ese momento, su hermano, cruzó el puente viniendo desde su granja y abrazando a su hermano le dijo: Perdóname, porque después de lo que te hice, tú tuviste este gesto tan importante. Realmente me has dado una lección. Tratemos de disolver las diferencias con un diálogo positivo.

¿Y tú qué haces con las situaciones conflictivas de tu vida, un puente o un muro?
¿Te diste cuenta que hacen falta los mismos materiales?
Lo que hace la diferencia es tu intención.
Un muro te separa del otro, pero también te aleja de las emociones positivas de tu alma.
Una muralla se construye en un momento y te aísla de sentimientos que tu corazón tardó años en construir.
Crees que esa barrera te aleja del sufrimiento y no te das cuenta que es como una cuota de veneno que tomas a diario y esperas que le haga efecto al otro y el único que termina envenado eres tú.
También te impide ver los cambios en el otro o recibir su amor.

Las personas que no pueden perdonar pequeños defectos,
jamás disfrutaran de las grandes virtudes.

Me gustaría invitarte a revisar tus relaciones y reconocer frente a cuáles construyes muros.
¿Para qué han servido, esos muros, todo este tiempo?
¿Cuál ha sido la ventaja de estar distanciados?
¿Cuál ha sido el perjuicio?
¿Estas contento con los resultados obtenidos o te hubiera gustado algo diferente?
Yo sé que en estos momentos estarás recordando la cantidad de explicaciones que tuviste en su momento para construirlos. Pero piensa si sólo tuvieras una hora de vida, si te gustaría que esto siguiera igual?
Quizás la distancia ya no tiene sentido…
Quizás las causas ya perdieron su fuerza….
Quizás tu alma ya pudo perdonar…

Cuando decides perdonar;
eres tu el que se libera
y se deshace de la pesada carga del rencor.

Acaso fue un malentendido?
O algo que te hubiera gustado que fuera de otra manera?
Qué fue tan importante para que construyeras este muro?
Buscabas tener razón?
Quizás el muro te sirvió para tenerla, pero te dejo sin la relación.
¿Es eso lo que buscabas o no era para tanto?
¿Valió la pena?

“Vengándose, te igualas a tu enemigo;
perdonándolo, te muestras superior a el”.
Francis Bacon

¿Te gustaría transformar ese muro en un puente?
Siempre estas a tiempo para darlo vuelta.
¿Qué podrías hacer?
Quizás solo hace falta una llamada, una carta, un mail o una invitación a conversar.
Quizás solo hace falta declarar el perdón dentro de tu corazón.
Ni siquiera tienes que comunicárselo al otro. Él va a entender.
No temas ser tú el que da el primer paso.
Uno solo y el puente aparecerá y luego solo hará falta atravesarlo.

Si eres amable,
las personas pueden acusarte de egoísta e interesado…
Aun así se gentil.
Si eres un triunfador,
tendrás algunos falsos amigos y algunos enemigos verdaderos…
Aun así triunfa.
Si eres honesto y franco, las personas pueden engañarte…
Aun así se honesto y franco.
Lo que tardaste años para construir, alguien puede destruirlo en un minuto…
Aun así… Construye
Si tienes paz. Y eres feliz, las personas pueden sentir envidia…
Aun así… Se feliz.
El bien que hagas hoy, puede ser olvidado mañana…
Aun así… Haz el bien.
Da al mundo lo mejor de ti, aunque eso nunca pueda ser suficiente…
Aun así… da lo mejor de ti mismo.
y recuerda que, al fin de cuentas…
Es entre Tu y DIOS.
¡Nunca fue entre tú y los demás!
Madre Teresa de Calcuta

 

 

Publicado en 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *