Conversando con un Coach #756 “¿Queja o Acción?

Cuentan que un hombre tenía un perro acostado en el piso de madera de su casa…Con la particularidad que cada vez que el perro se movía, se quejaba.
El amigo del hombre, que había ido de visita, se extrañó al ver al perro tumbado, molesto y aullando cada vez que hacía determinado movimiento. Así que decidió preguntar…
– ¿Qué le pasa a tu perro que se queja de esa manera?
– Ahhhhh es que está acostado sobre un clavo y cada vez que se mueve le duele.
– Bueno ¿y por qué no se corre?
– Creo que porque “le molesta lo suficiente como para quejarse pero no lo necesario como para cambiar de lugar”.

¿Reconoces esta situación en tu vida?
¿Qué beneficio secundario obtienes quejándote?
¿Será que te acostumbras al dolor y te queda más cómodo quejarte que intentar un cambio?
¿Para qué haces de la queja tu zona de confort?
¿Qué te impide moverte?
¿Dejarás que el malestar te siga ocurriendo en automático o harás algo para salir de él?
¿En qué áreas de tu vida observas que esto ocurre más a menudo?

Si tiene solución: Por qué no actuás?
Si no tiene solución: Para qué te quejas?

Quiero chequear si te reconoces quejándote sobre tu situación, ya sea económica, laboral, física o sentimental pero no haces nada…
El dinero no me alcanza.
Odio este trabajo.
¿Por qué no puedo conseguir lo que quiero?
Estoy muy gordo.
No me gusta la casa en que vivo.
Necesito cambiar el auto pero no puedo.
Me siento solo, no tengo buenos amigos.
Querría tomarme unas vacaciones pero no tengo suficiente dinero.
Los chicos no me obedecen y me desordenan la casa.
No me siento completo con mi pareja.
Este empleado todos los días llega tarde.
No soy feliz…..

Estoy segura de que ahora muchas de tus quejas han salido de la transparencia en la que las vives.
El tema es que nos pasamos el día quejándonos, sin siquiera darnos cuenta.

¿Por qué creemos que quejándonos
vamos a ser merecedores de algo mejor?

La pregunta que te hago es:
¿Cuánto te tiene que doler una situación para que decidas hacerte cargo?
¿Hasta cuándo vas a elegir la comodidad frente a tus objetivos?
¿Te das cuenta de que cuando no eliges y dejas pasar el tiempo, estás eligiendo sufrir?
¿Te gustaría salir del resentimiento o la resignación para entrar en el terreno de la ambición y de las ganas?
¿No te gustaría experimentar sentirte protagonista de tu vida?
¿Qué quieres?: ¿Ser el resultado de tus circunstancias o ser el origen de tus resultados?

Tú puedes tener excusas o puedes tener resultados.
Lo que no puedes es tener la dos cosas a la vez.

Detrás de tu NO ACCIÓN, tienes beneficios. Toda conducta humana, por más incomprensible que pueda ser para otros, tiene una función positiva para la persona. Si no respondes de una manera diferente, podría ser por miedos, creencias, interpretaciones, prejuicios, etc… que tienes en tu pensamiento y que te frenan o bien te llevan a NO tomar acción.

Observa tu vida y piensa:
¿En qué áreas estás sentado en el sufrimiento y la queja?
Y piensa ¿por cuál podrías empezar hoy por hacer un cambio en tu vida?

Aquello que sueñas que puedes hacer:
Comiénzalo ya!!!
La AUDACIA tiene GENIO, PODER y MAGIA!!
Comiénzalo YA!!!!
Goethe

PD: Gracias a Adriana por el cuento del principio

 

Publicado en 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *