Conversando con un Coach #758 “Puentes o Muros”

Esta es la historia de dos hermanos muy unidos que vivían en granjas adyacentes. Un día después de 40 años de cultivar juntos hombro a hombro, compartiendo maquinarias e intercambiando cosechas, se pelearon, a lo que siguieron semanas de silencio.
Una mañana tocó a la puerta de Luis, el hermano mayor, un hombre cargando una sencilla caja de herramientas. Se presentó como carpintero y le dijo: “Estoy buscando trabajo por unos días”, quizás usted necesite algún trabajo”.
Luis se quedó pensando y luego de unos minutos le dijo: Ha llegado en el momento justo. Tengo un trabajo para usted. Mire al otro lado del arroyo, aquella granja, ahí vive mi hermano menor. La semana pasada había una hermosa pradera entre nosotros y el tomó su zanjadora y desvió el cauce del arroyo para que nos separara. Bueno, el pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero yo le voy a hacer una mejor. ¿Ve usted aquella pila de maderas junto al granero? Quiero que construya una cerca de dos metros de altura, no quiero verlo nunca más.”
El carpintero bajando un poco la cabeza le dijo: “Creo que comprendo la situación. Le entregaré un trabajo que lo dejará satisfecho.”
Luis dejó la granja por el resto del día para ir a comprar provisiones al pueblo.
Cerca del ocaso, cuando el granjero regresó, el carpintero ya había terminado su trabajo. Al verlo Luis se quedó paralizado.
No había ninguna cerca de dos metros!!!
En su lugar había un puente que unía las dos granjas a través del arroyo!!
En ese momento, su hermano, cruzó el puente viniendo desde su granja y abrazando a su hermano le dijo: Perdóname, porque después de lo que te hice, tú tuviste este gesto tan importante. Realmente me has dado una lección. Tratemos de disolver las diferencias con un diálogo positivo.

¿Y tú qué haces con las situaciones conflictivas de tu vida, un puente o un muro?
¿Te diste cuenta que hacen falta los mismos materiales?
Lo que hace la diferencia es tu intención.
Un muro te separa del otro, pero también te aleja de las emociones positivas de tu alma.
Una muralla se construye en un momento y te aísla de sentimientos que tu corazón tardó años en construir.
Crees que esa barrera te aleja del sufrimiento y no te das cuenta que es como una cuota de veneno que tomas a diario y esperas que le haga efecto al otro y el único que termina envenado eres tú.
También te impide ver los cambios en el otro o recibir su amor.

Las personas que no pueden perdonar pequeños defectos,
jamás disfrutaran de las grandes virtudes.

Me gustaría invitarte a revisar tus relaciones y reconocer frente a cuáles construyes muros.
¿Para qué han servido, esos muros, todo este tiempo?
¿Cuál ha sido la ventaja de estar distanciados?
¿Cuál ha sido el perjuicio?
¿Estas contento con los resultados obtenidos o te hubiera gustado algo diferente?
Yo sé que en estos momentos estarás recordando la cantidad de explicaciones que tuviste en su momento para construirlos. Pero piensa si sólo tuvieras una hora de vida, si te gustaría que esto siguiera igual?
Quizás la distancia ya no tiene sentido…
Quizás las causas ya perdieron su fuerza….
Quizás tu alma ya pudo perdonar…

Cuando decides perdonar;
eres tu el que se libera
y se deshace de la pesada carga del rencor.

Acaso fue un malentendido?
O algo que te hubiera gustado que fuera de otra manera?
Qué fue tan importante para que construyeras este muro?
Buscabas tener razón?
Quizás el muro te sirvió para tenerla, pero te dejo sin la relación.
¿Es eso lo que buscabas o no era para tanto?
¿Valió la pena?

“Vengándose, te igualas a tu enemigo;
perdonándolo, te muestras superior a el”.
Francis Bacon

¿Te gustaría transformar ese muro en un puente?
Siempre estas a tiempo para darlo vuelta.
¿Qué podrías hacer?
Quizás solo hace falta una llamada, una carta, un mail o una invitación a conversar.
Quizás solo hace falta declarar el perdón dentro de tu corazón.
Ni siquiera tienes que comunicárselo al otro. Él va a entender.
No temas ser tú el que da el primer paso.
Uno solo y el puente aparecerá y luego solo hará falta atravesarlo.

Si eres amable,
las personas pueden acusarte de egoísta e interesado…
Aun así se gentil.
Si eres un triunfador,
tendrás algunos falsos amigos y algunos enemigos verdaderos…
Aun así triunfa.
Si eres honesto y franco, las personas pueden engañarte…
Aun así se honesto y franco.
Lo que tardaste años para construir, alguien puede destruirlo en un minuto…
Aun así… Construye
Si tienes paz. Y eres feliz, las personas pueden sentir envidia…
Aun así… Se feliz.
El bien que hagas hoy, puede ser olvidado mañana…
Aun así… Haz el bien.
Da al mundo lo mejor de ti, aunque eso nunca pueda ser suficiente…
Aun así… da lo mejor de ti mismo.
y recuerda que, al fin de cuentas…
Es entre Tu y DIOS.
¡Nunca fue entre tú y los demás!
Madre Teresa de Calcuta

 

 

Conversando con un Coach #757 “Llegará tu Momento”

Un día, después de mucho intentar, decidí darme por vencido, el cansancio hizo que quisiera renunciar a mi vida y fui al bosque para tener una última conversación con un sabio que allí vivía.

“¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido en este momento?” Le pregunté.
Su respuesta me sorprendió…
“Mira a tu alrededor”, “Ves el helecho y el bambú?”
“Cuando sembré las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien. Les di luz. Les di agua. El helecho creció rápidamente. Su verde brillante cubría el suelo. Pero nada salía de la semilla de bambú.
Sin embargo, no renuncié al bambú.
“En el segundo año el helecho creció más brillante y abundante y nuevamente, nada creció de la otra semilla.
Pero no renuncié al bambú.”
“En el tercer año, aun nada brotó de la semilla de bambú.
“Pero seguí sin renunciar.” me dijo.
“En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú.
Y tampoco renuncié.
“Luego en el quinto año un pequeño brote salió de la tierra.
“En comparación con el helecho era aparentemente muy pequeño e insignificante. Pero sólo 6 meses después el bambú creció a más de 100 pies de altura.
Había pasado cinco años de su vida echando raíces.

“Tu tiempo vendrá. Y crecerás muy alto
A todo le llega su momento!”

Cuántas veces estamos a punto de renunciar?
Cuántas creemos que lo que buscamos es imposible? Que no se nos va a dar?
Cuántas veces nos hemos dado por vencidos?
Y todo esto nos acerca o nos aleja de nuestros objetivos?
Entonces qué nos hace renunciar o darnos por vencidos?
La falta de confianza en nosotros mismos?
La falta de confianza en el Universo?
La falta de paciencia?

Los buenos días te dan felicidad
Los malos: Experiencia

A veces, cuando miro mi vida en retrospectiva pienso: cuantos objetivos creí que eran imposibles y fueron logrados. Cuantas metas pensé que no estaban en mi destino y fueron conseguidas. Cuantas veces, cansada, pensé en desistir y la próxima acción fue justamente la que me llevó al éxito
¿Cuál es la clave entonces?
La mía es seguir intentándolo hasta el final, no me conformo con menos de lo que quiero y aunque reconozco que algunos objetivos se pusieron realmente difíciles, también reconozco que lo que ayudó a concretarlos fue mi perseverancia y mi paciencia teniendo la suficiente confianza en mí misma en que encontraré la manera y la suficiente confianza en el Universo en que me apoyará.

“No le daría a ninguna de mis creaciones
un reto que no pudiera sobrellevar”
Todo este tiempo que parece que has estado luchando,
realmente has estado echando raíces”
El Universo

El otro día en una película escuché que la base del budismo es el sufrimiento y me quedé pensando en la palabra sufrimiento y pensé que quizás ellos llaman sufrimiento a la brecha que me separa de lo que quiero o al aprendizaje que tengo que recorrer hasta lograr mi objetivo o al crecimiento que tiene que ocurrir en mi para que yo pueda tener lo que quiero y lo relacioné con los cinco años del bambú echando raíces.
Será que durante esos cinco años el bambú sufre porque no cree que llegará a ser bambú?
Míralo desde afuera y piensa que si has sembrado una semilla de bambú nunca tendrás duda que lo que crecerá será un bambú.
¿Por qué entonces nos resulta tan difícil, a veces, confiar en que nuestro momento llegará?

Cuando te encuentres en una situación muy difícil
y sientas que tienes todo en contra,
y sientas que ya no puedes soportar un minuto más,
nunca te des por vencido,
porque ese es justamente el lugar y el momento
en que cambia la marea.
Og Mandino

 

Conversando con un Coach #756 “¿Queja o Acción?

Cuentan que un hombre tenía un perro acostado en el piso de madera de su casa…Con la particularidad que cada vez que el perro se movía, se quejaba.
El amigo del hombre, que había ido de visita, se extrañó al ver al perro tumbado, molesto y aullando cada vez que hacía determinado movimiento. Así que decidió preguntar…
– ¿Qué le pasa a tu perro que se queja de esa manera?
– Ahhhhh es que está acostado sobre un clavo y cada vez que se mueve le duele.
– Bueno ¿y por qué no se corre?
– Creo que porque “le molesta lo suficiente como para quejarse pero no lo necesario como para cambiar de lugar”.

¿Reconoces esta situación en tu vida?
¿Qué beneficio secundario obtienes quejándote?
¿Será que te acostumbras al dolor y te queda más cómodo quejarte que intentar un cambio?
¿Para qué haces de la queja tu zona de confort?
¿Qué te impide moverte?
¿Dejarás que el malestar te siga ocurriendo en automático o harás algo para salir de él?
¿En qué áreas de tu vida observas que esto ocurre más a menudo?

Si tiene solución: Por qué no actuás?
Si no tiene solución: Para qué te quejas?

Quiero chequear si te reconoces quejándote sobre tu situación, ya sea económica, laboral, física o sentimental pero no haces nada…
El dinero no me alcanza.
Odio este trabajo.
¿Por qué no puedo conseguir lo que quiero?
Estoy muy gordo.
No me gusta la casa en que vivo.
Necesito cambiar el auto pero no puedo.
Me siento solo, no tengo buenos amigos.
Querría tomarme unas vacaciones pero no tengo suficiente dinero.
Los chicos no me obedecen y me desordenan la casa.
No me siento completo con mi pareja.
Este empleado todos los días llega tarde.
No soy feliz…..

Estoy segura de que ahora muchas de tus quejas han salido de la transparencia en la que las vives.
El tema es que nos pasamos el día quejándonos, sin siquiera darnos cuenta.

¿Por qué creemos que quejándonos
vamos a ser merecedores de algo mejor?

La pregunta que te hago es:
¿Cuánto te tiene que doler una situación para que decidas hacerte cargo?
¿Hasta cuándo vas a elegir la comodidad frente a tus objetivos?
¿Te das cuenta de que cuando no eliges y dejas pasar el tiempo, estás eligiendo sufrir?
¿Te gustaría salir del resentimiento o la resignación para entrar en el terreno de la ambición y de las ganas?
¿No te gustaría experimentar sentirte protagonista de tu vida?
¿Qué quieres?: ¿Ser el resultado de tus circunstancias o ser el origen de tus resultados?

Tú puedes tener excusas o puedes tener resultados.
Lo que no puedes es tener la dos cosas a la vez.

Detrás de tu NO ACCIÓN, tienes beneficios. Toda conducta humana, por más incomprensible que pueda ser para otros, tiene una función positiva para la persona. Si no respondes de una manera diferente, podría ser por miedos, creencias, interpretaciones, prejuicios, etc… que tienes en tu pensamiento y que te frenan o bien te llevan a NO tomar acción.

Observa tu vida y piensa:
¿En qué áreas estás sentado en el sufrimiento y la queja?
Y piensa ¿por cuál podrías empezar hoy por hacer un cambio en tu vida?

Aquello que sueñas que puedes hacer:
Comiénzalo ya!!!
La AUDACIA tiene GENIO, PODER y MAGIA!!
Comiénzalo YA!!!!
Goethe

PD: Gracias a Adriana por el cuento del principio

 

Conversando con un Coach #755 “Miedo a lo Desconocido”

Itamar era un niño de 9 años que le gustaba jugar con los animales. Sentía un gran amor por ellos y su salida preferida era ir al zoológico con su papá. Los conocía a todos menos al conejo. Se lo imaginaba como un monstruo lleno de dientes.
Un día en su recorrida habitual por el zoológico se encontró con un animalito que no conocía con el cual jugó a sus anchas. Ya cuando estaba por irse el animalito le preguntó su nombre y él le dijo que se llamaba Itamar. Que suerte, dijo, creí que eras un niño. Y cómo te imaginas a los niños le preguntó el padre. Como monstruos llenos de dientes, contestó este. Y cuando Itamar le preguntó cómo se llamaba, el animalito tímidamente le dijo Conejo a lo que Itamar se rio muy fuerte diciendo: Yo también te imaginaba como un monstruo lleno de dientes.
Versión libre del cuento Itamar de David Grossman

¿Has pensado cuántas cosas dejas de conocer por tener miedo a lo desconocido?
¿Cuántas cosas dejas de probar?
Y quizás como en el cuento, tu imaginación crece negativamente mientras te separa de algo que podría ser una oportunidad para ti.
En general tendemos a asustarnos frente a situaciones que nos resultan nuevas.
Y piensa: por qué frente a lo nuevo, en lugar de sentirnos atraídos sentimos miedo?
Por qué en lugar de generar adrenalina, generamos oxitocina?
Quizás porque todo depende de nuestra actitud frente a las cosas nuevas.

Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido,
equivale a mantenerse con vida, pero no vivir.

Y este miedo, que se asocia con el instinto de supervivencia, y acompaña al hombre desde hace siglos, para advertirle sobre los peligros del mundo, considero que está pasado de moda.
Era lógico en épocas en que el hombre necesitaba defenderse, pero no en un momento como el actual donde todo cambia permanentemente. Donde la innovación está a la orden del día y son más las cosas nuevas que las conocidas.
Este miedo nos paraliza, no nos deja accionar y eso es justo lo que necesita este momento: Que accionemos y aprendamos después.

El momento que nos da más miedo
es siempre justo antes de empezar.

El miedo tiene la capacidad de inventarse sus propios peligros para seguir funcionando.
Pero realmente hay peligro en que conozcamos las cosas nuevas que el mundo nos presenta?
La mayor parte de los miedos que tenemos en nuestra sociedad son miedos neuróticos, es decir, miedos basados en construcciones mentales y no en amenazas reales. Miedos por lo que podría suceder, y no por lo que realmente está sucediendo.
Y es que la mayor parte de las personas tenemos un miedo injustificado a lo que no conocemos.
No se trata de perder el miedo, sino de hacer las cosas a pesar del mismo y considerarlo un compañero del camino.

Las cosas que más tememos,
ya nos han ocurrido en la vida.

Observa tu vida y piensa:
En cuántas áreas de la misma operas desde el miedo a lo desconocido?
En qué áreas te sientes paralizado?
Cuáles son las cosas que te asustan?
Cuántas decisiones no has tomado por miedo a lo desconocido?
Qué es lo peor que podría pasar?
Y qué pasó con la curiosidad que nos caracterizaba de niños?
A dónde fue a parar?
Acaso no fueron sólo cosas buenas que vinieron de ella?

Experimenta. “Haz cada día algo que te asuste”.
Recomendamos dejar de vivir tanto en el mundo del pensamiento y pasar al mundo de la acción, que es donde las cosas realmente ocurren.
Es la única forma que encontramos de adquirir nuevos conocimientos y habilidades.

Aquellos que le temen a la vida,
Ya están casi muertos

 

 

 

Conversando con un Coach #754 “Sonidos Tragados”

No Tiene Voz era un misterio para la gente de su tribu. Ella nunca había hablado. Los largos años de silencio habían convencido a su familia de que ella nunca pronunciaría una palabra. La niña oía y era capaz de comunicarse mediante señales, pero todos habían perdido la esperanza de que ella, algún día, cantara o alzara su voz en agradecimiento durante las ceremonias.
No había duda de que la infancia de No Tiene Voz había sido extraña. Nació debajo de una hilera de sauces donde su madre había ido a dar a luz. Las primeras horas de su vida estuvieron cargadas de sucesos horrorosos: el campamento de su tribu había sido invadido. El padre de No Tiene Voz, las encontró y protegió, perdiendo su vida en la contienda.
Un día, en el séptimo invierno de su vida, No Tiene Voz enfermó. Había comido algún alimento malo y tenía náuseas. Llamaron al curandero. Mientras No Tiene Voz sentía que su estómago se convulsionaba, sucedió una cosa curiosa. Empezaron a surgir sonidos de su garganta que se parecían a los gritos de gente aterrada. El hombre Santo sonrió, explicando que de recién nacida ella se había tragado esos sonidos, sabiendo que, si lloraba, ella y su madre morirían.
El dolor de estómago le había permitido sanar, mientras vomitaba el miedo.
No Tiene Voz se ganó un nuevo nombre cuando recuperó la posibilidad de hablar: ahora a ella la llaman: No Tiene Miedo.

¿Te has puesto alguna vez a pensar en cuáles son tus sonidos tragados?
¿Tienes idea a partir de qué sucesos, has decidido tragarlos?
¿Los tienes en todos los ámbitos de tu vida o sólo en algunos?
La propuesta es tomar contacto con ellos, conocerlos y aprender a desarticularlos.
Yo relaciono estos sonidos con la vergüenza y el miedo, como las emociones que me impiden, a veces, decir lo que pienso o lo que quiero decir.
Por eso la propuesta sería que puedas relacionarte con estas emociones, ver en qué momentos aparecen, frente a quién y en qué ámbitos.

El deseo vence al miedo.
Mateo Aleman

Una forma de hacerlo es tomar contacto con la reconstrucción lingüística de estas emociones. Este es un proceso en el cual traducimos la experiencia emocional en una narrativa. La emoción no es un fenómeno lingüístico, solamente buscamos llevar el fenómeno emocional a un terreno más conocido. Una misma emoción puede ser reconstruida de diferentes maneras ya que cada una pertenecerá al observador particular que la hace.
Una de ellas podría ser:

Afirmo que no he dicho algo
Juzgo que de haberlo hecho hubiera sido bueno para mí.
Juzgo que algo que yo llamo miedo me ha frenado
Juzgo que si lo hago se pone en juego mi identidad publica
Declaro que no puedo identificar al miedo que siento
Declaro mi deseo de no enfrentar esta situación
Por lo tanto me predispongo a no hacer nada
(O sea, me sigo tragando lo que quería decir) ergo CONTINUO EN MI SUFRIMIENTO

La seguridad es en gran medida una superstición.
No existe en la naturaleza,
ni en toda la experiencia de un hombre.
Evitar el peligro no es más seguro,
a la larga, que exponerse.
La vida es una atrevida aventura.
HELEN KELLER

Si analizamos esta reconstrucción hay un juicio que de acuerdo con mi mirada sostiene esta emoción y es “Juzgo que si lo hago se pone en juego mi identidad pública”
Considero que este es un juicio que nos cierra a la posibilidad de participar y aparecer.
¿Para qué sostenemos este juicio?
¿Para qué lo hacemos importante? ¿Para que el mundo se quede sin nosotros?
¿Te das cuenta de que si pudieras cambiarlo, esto podría impactar en tu vida y en la de los demas haciendo una diferencia valiosa?

Ganas fuerza, coraje y confianza
con cada experiencia en la que realmente,
te detienes a mirar el miedo a la cara…
Debes hacer aquello que crees, que no puedes hacer.
ELEANOR ROOSEVELT

Este puede ser un momento para revisar algunas de nuestras actitudes
¿Podrías decir que este tipo de actitud te sirvió en el pasado?
¿De qué te alejo?
¿A cuántas personas no te acercaste por miedo al rechazo?
¿En cuántas situaciones no preguntaste por miedo al ridículo?
¿A cuántas personas no les mostraste tu punto de vista?
¿En cuántas situaciones no apareciste por no sentirte acorde?
¿Cuántas veces no pudiste reconocer que te equivocaste?
¿A cuántas personas no les mostraste lo que sentías?
¿En cuántas oportunidades elegiste no estar en contacto con tus emociones?
¿Cuántos regalos te faltó entregar?
¿Cuantos te quiero o te necesito, te tragaste?

No podemos escapar del miedo.
Solo podemos transformarlo en la compañía que va con nosotros
en todas nuestras excitantes aventuras…
Toma un riesgo por día,
un pequeño o atrevido riesgo
te hará sentir genial, una vez que lo hallas tomado.
SUSAN JEFFERS.

Quiero hacerte una invitación en este momento:
Revisa cuáles son tus sonidos tragados y piensa que eres diez veces más valiente de lo que juzgas ser y acciona como si el coraje fuera tu estandarte.
Tú te mereces este regalo!!!!

El pájaro no sólo canta porque es feliz
También es feliz porque canta
Cuántas cosas perdemos por miedo de perder?
PAULO COELHO

 

 

Conversando con un Coach #753 “Dejar un Legado”

Las naves espaciales Voyager I y Voyager II están por llegar a los confines de nuestro sistema solar. Fueron lanzadas en 1977, atravesaron la órbita de Marte, visitaron a los gigantes Júpiter y Saturno y en 1986 la Voyager II envió imágenes a la tierra de un mundo tormentoso y gaseoso de color azul que no era otro que el planeta Urano.
Ambas naves portan un preciado tesoro: un disco de oro que contiene información científica, mapas de ciudades, saludos desde la tierra en 55 idiomas. Música de Bach, de Mozart, de la India, de los Beatles; esquemas de anatomía, sonidos de lluvia, de trenes, de aviones, de pájaros, elefantes y del código morse y hasta el sonido de un beso humano para que sea recibido por el lejano habitante de otras galaxias. Las Voyager viajan hoy a 100.000 km. por hora, en la total oscuridad del espacio, soportando una temperatura de 200 grados bajo cero . Dentro de 296.000 años una de ellas pasará a 4 años luz de sirio, la estrella más brillante del cielo.
Escuchado en Radio Milleniun

¿Has pensado en la posibilidad de dejar un legado para la posteridad?
¿Te hace sentido esto de la trascendencia?
¿Has pensado alguna vez qué sabrán de ti tus choznos?
¿Te gustaría que las generaciones futuras te recordaran por algo más que tu nombre, tu fecha de nacimiento y tu foto?
¿Crees que esto es posible?
Yo considero que es mucho más fácil de lo que te imaginas, la diferencia la hace solo el proponérselo.
Existen muchas formas de dejar un legado, de hecho, existen muchos tipos de legado. Sólo necesitas tomar la decisión y planificar cómo lo vas a hacer.

Algunas cosas se hacen tan nuestras
que las olvidamos.
Antonio Porchia

Para empezar puedes preguntarte: ¿por qué te gustaría ser recordado por la posteridad?
¿Qué te gustaría dejar en este mundo, algo que nadie más que tú pudiera hacer? Otros podrán dejar cosas similares, pero nunca serán las tuyas.
¿Con qué te gustaría contribuir en este mundo?
Antes de que puedas comenzar a dar necesitas priorizar y elegir qué vas a hacer importante
Muchos consideran que su vida ha sido tan rica en experiencias que dejan un diario o escriben un libro pensando que esas mismas experiencias pueden servirles a las generaciones futuras.
A mí es una de las cosas que más me motiva para escribir: pensar en la posibilidad de compartir con mi herencia un registro de los momentos que más me importaron y los hechos que más me impactaron.

Existen únicamente dos maneras de vivir la vida.
Una es como si nada fuese milagro.
La otra, como si todo lo fuese.
Albert Einstein

Otros piensan en las generaciones futuras cuando arreglan un jardín o un parque y siembran plantas con el objetivo de verlas crecer y de dejar un hermoso paisaje para que pueda ser visto en el futuro. Por ejemplo, los que siembran dátiles saben que ellos no los van a recoger, los siembran para las futuras generaciones.
Otros lo hacen por medio de donaciones o trabajos en lugares de caridad.
Otros dedican su vida a la crianza de sus hijos y lo piensan como el mejor aporte que podrían hacer.

No hay final.
No hay principio.
Sólo la infinita pasión de la vida.
Federico Fellini

Quizás podría ayudarte pensar que te gustaría ver escrito en tu lápida:
Aquí yace…… Que en vida fue…… e hizo:
Es más, un gran ejercicio el practicar escribir tu propia lápida para reconocer que es lo que quieres hacer importante.
Todo este “Legado” va a tener valor en la medida que tú se lo des. Una de las inquietudes del Coaching es trabajar con su cliente de tal manera que le de valor a su vida y sentido a lo que hace. A veces nuestro mayor trabajo es asistir a descubrir cuál va a ser su propósito y qué quiere dejar en el mundo.
La fuerza que impulsa la necesidad de dejar un legado es el amor a la gente y la pasión por pasar a la posteridad.

Un hombre no puede dejar mejor legado al mundo
que una familia bien constituida.
THOMAS SCOTT.

A mí me gustaría proponerte un ejercicio:
Recuerda las naves del principio y piensa:
¿Qué pondrías en ellas si quisieras dejar un legado para la humanidad?
¿Cómo podrías hacerlo para que ella en el futuro y con los medios que tengan disponibles puedan aprovechar este legado y conocer de ti que en el año 2018 estabas pensando en ellos?

Yo en lo personal hace años que “construyo ese regalo”. En él no solamente guardo la copia de mis libros y de mis escritos sino de una cantidad de cosas que acopio, porque sé que en el futuro tendrán mucho valor. Hay fotos, hay historias, hay anécdotas familiares y algunas de nuestras más valiosas posesiones. No creo tener la posibilidad de conocer ni a mis tataranietos ni a mis choznos por eso construyo esta “nave” donde les paso mi legado en todas sus formas, para que ellos sepan que hoy en el 2018 esta simple muchachita está pensando en ellos y quiere dejarles una pequeña fortuna en sabiduría y valores.

Plantar un árbol
Escribir un libro
Tener un hijo
Donar un órgano
Dejar un Legado

Merecer la vida es erguirse vertical
Más allá del mal y de las caídas.
Es, igual que darle a la verdad
Y a nuestra propia libertad, la bienvenida
Eso de durar y transcurrir
No nos da derecho a presumir
Porque no es lo mismo que vivir,
Honrar la Vida
Marilina Ross

 

 

Conversando con un Coach #752 “Declaraciones Fundamentales”

Hoy y sólo por hoy voy a AFIRMAR que existo y que vivo.
Hoy y sólo por hoy voy a DECLARAR que este será el mejor día de mi vida.
Hoy y sólo por hoy voy a decir NO cuando perciba que el disfrute se disipa.
Y me voy a decir SI cuando la serenidad y la paz llamen a la puerta de mi corazón.
Hoy y sólo por hoy voy a decir NO SÉ para no abandonar el camino del aprendizaje.
Y voy a decir TE PERDONO para aliviar la carga que disminuye mi marcha.
Hoy y sólo por hoy voy a decirme TE AMO porque soy lo único que poseo en esta vida y GRACIAS porque es el estado en el que quiero perdurar.
Hoy y sólo por hoy quiero decirte GRACIAS por elegir compartir este momento junto a nosotros.
CLAUDIA PICOLLA

Las declaraciones tienen el poder de generar una realidad diferente, es como si después de haberlas dicho, el mundo no fuera el mismo.
Las declaraciones están asociadas con la capacidad que tenemos de cumplir lo que declaramos.
Ellas no solo tienen la capacidad de crear mundos, sino también de dejarnos disponible un espacio determinado de acción y una emocionalidad especial que aparece después de haberlas dicho.

El desarrollo del lenguaje ha sido como el descubrimiento del fuego…
Una increíble fuerza primordial.
A través del lenguaje creamos el mundo.
En otros términos, no describimos el mundo que vemos,
vemos el mundo que describimos.
Joseph Jaworsky

A través de la declaración del NO establecemos nuestra autonomía y nos habilitamos como personas; es la declaración en la que más comprometemos nuestra dignidad. Cada vez que digamos no, y esto sea pasado por alto, consideraremos que no hemos sido considerados con respeto.
Las veces que decimos SI en lugar de decir que NO estamos poniendo en juego nuestra integridad, haciendo más importante al otro que a nosotros mismos, pagando por eso un precio con nuestra autoestima. Es una declaración fundamental en las relaciones. Marca nuestros límites. Hasta donde vamos a dejar que llegue el otro. Los grandes líderes de nuestros tiempos aparecen a partir de su capacidad de decirle que NO a algunas cosas establecidas.

Los grandes errores de mi vida
los cometí cada vez que,
queriendo decir NO, dije SI..
Moss Hart

Es en la declaración del SI donde aparece nuestro compromiso. Imagina de qué manera ponemos en juego nuestra integridad personal cuando decimos que sí y luego no actuamos coherentemente con lo que dijimos. Algunas personas tienen el SI muy disponible, sin darse cuenta de que están buscando ser queridos a partir de complacer al otro.

Decir SÍ es arremangarse
y meterse hasta los codos en la vida
Jean Anouilh

La declaración del NO SÉ no es algo que tengamos muy disponible. Muchas veces porque “ no sabemos que no sabemos”, otras porque creemos que ya sabemos. No nos damos cuenta que declarar “NO SÉ” es el umbral del aprendizaje. Esta declaración es una fuerza muy poderosa en el proceso de transformación personal y profesional. Difícilmente comenzaremos algún aprendizaje a menos que nos demos cuenta de que lo necesitamos.

Sólo puede saber
el que reconoce su propia ignorancia
Confucio

Declarar TE QUIERO o te amo genera la relación con el otro y forma parte del mundo que compartimos. Es bastante común pensar que si hay amor entre dos personas, no hace falta decirlo; se da por sentado. Sin embargo, la declaración de AMOR no solo describe lo que está ahí, sino que también lo alimenta y lo ayuda a crecer.

No ama realmente aquel que no demuestra su amor
John Heywood

La declaración del PERDÓN incluye el perdón a los demás, el pedido de perdón y el perdonarnos a nosotros mismos. Siempre es una declaración para liberarnos.
Perdonar no es olvidar ni permitirle al otro que vuelva a hacer lo que nos lastimó; es simplemente aceptar lo ocurrido y seguir viviendo con eso sin cargarlo en nuestras espaldas. Tiene que ver con el deseo de dejarlo ir y no querer vengarnos más, por lo ocurrido.

Los débiles jamás pueden perdonar
El perdón es el atributo de los fuertes
Mahatma Gandhi

Con la declaración del GRACIAS tenemos la oportunidad de honrar y reconocer lo que los demás hacen por nosotros. También nos conecta con la gratitud al Universo por lo que somos y por todo lo que tenemos, y fundamentalmente, se basa en nuestra capacidad de reconocer.

Si la única plegaria que dijeras en tu vida
fuera GRACIAS sería suficiente
Meister Eckhart

La declaración de QUIEBRE es la posibilidad de decir BASTA cuando no queremos más, de lo que está pasando. Esta es una declaración que está profundamente relacionada con el tiempo que transcurre entre el momento en que necesitamos decir basta y el momento en que podemos hacerlo.

¿No te hubiera encantado haberte dado cuenta
que podrías haber dicho BASTA mucho antes de lo que lo hiciste?

Te sugiero un ejercicio para hacer con lápiz y papel
¿Cuáles son las declaraciones fundamentales que tienes pendientes?
Haz un plan que te permita concretarlas con cada persona en una fecha cierta.

 

Conversando con un Coach #751 “Capacidad de Adaptación”

Un río transcurría tranquilamente atravesando campos, valles y montañas. Un día, después de realizar un largo viaje llegó a un lugar que nunca antes había visto: un desierto.
Su desconocimiento del terreno no le impidió seguir con su meta de seguir adelante para llegar al mar, así que empezó a atravesar las arenas secas de esas tierras. Si embargo aquel terreno era extraño. Tan pronto entraban sus aguas en la arena, éstas desaparecían. Pero sin pausa el río tenía que continuar su camino, así que siguió intentándolo. Estaba convencido de que su destino era llegar al mar, pero no sabía cómo hacerlo y cuando ya estaba a punto de desesperarse escuchó una voz.
– Si sigues intentándolo de esta manera, acabarás desapareciendo o convertido en pantano. Deja que tu hermano el viento te ayude a llegar a tu destino.
Esta era una idea complicada de aceptar para el río, que siempre había avanzado sin ayuda de nadie… ¿cómo era posible que ahora no pudiera?
– Muy bien y si lo hago cómo llego al mar?
– El viento cumple su función. Eleva el agua, la lleva al mar y deja que caiga en forma de lluvia.
El río se sorprendió al transformarse para seguir siendo él mismo y entendió que su esencia es ser agua, sea en el estado que sea.

El concepto de inteligencia ha ido evolucionando con los años: Primero el coeficiente intelectual era lo importante, hasta que en los 90 irrumpió la Inteligencia Emocional con Goleman. Sin embargo la aceleración de la tasa de cambio que estamos viviendo hace más importante nuestra capacidad de adaptación.
Si sólo no definimos por los títulos que obtuvimos, o nuestra experiencia laboral o el reconocimiento social estamos frente a un problema para mostrar nuestra capacidad de adaptación a esta era digital. El pasado ya no puede ser usado como referencia para construir futuro.

La Inteligencia Adaptativa es el cruce
entre la Inteligencia Intelectual, que nos brinda racionalidad.
La inteligencia Emocional que nos da sentido
y la Inteligencia Intuitiva que nos da motivación.
Luciana Reznik

El cambio de paradigmas nos pide abandonar expectativas y autoexigencias reconociendo que ya no podemos planificar el futuro, sino que tenemos que esperar que el mismo aparezca y adaptarnos a lo que va siendo, pivoteando en la creación de oportunidades. No hablamos de someternos, sobre adaptarnos o resignarnos sino de aprender a aceptar lo que pasa y hacer algo innovador con esto.

Hoy creo que para la era digital
es necesario contar con múltiples personalidades
y poder moverse entre ellas con flexibilidad.
Ingrid Astiz

Te diste cuenta de que cuando le encuentras la vuelta a algo, esto cambia y necesitas volver a empezar?
O cuando aprendes a manejar un aparato, el mismo cambia de modelo y necesitas aprender otra vez?
O cuando realizas un trabajo de una manera determinada el mercado cambia y necesitas hacerlo de otra?
Es como si el cambio nos corriera en forma permanente y no nos diera tregua.
Nos cansamos, protestamos, nos enojamos. Pero esto no nos ayuda.
Qué es lo que necesitamos cambiar?

El mayor asesino de una empresa
es el rechazo a adaptarse a los cambios del contexto.
Bill Gates

Primero aceptar que el cambio no depende de nosotros y que el mismo va a ocurrir nos adaptemos a él o no. Es como un auto que pasa, si nos subimos vamos con él y si no él sigue igual.
Por lo que reconocer qué depende de nosotros y qué no, nos puede ayudar en este cambio de paradigmas.
Por otra parte, saber desempeñar varios roles o siendos y no quedarse pegados a uno sólo también puede ser de gran ayuda.
Necesitamos tener un eje sobre el que apoyarnos o un ancla que nos sostenga para poder pivotear sin perder nuestro objetivo. Este debería ser un mecanismo que te oxigene como podría ser un deporte o un hobby o caminar al aire libre.
Y después no perder de vista que la acción es lo único que nos traerá resultados. Por lo tanto, necesitamos aprender haciendo y es en la acción que le iremos encontrando la vuelta a las cosas.

La Inteligencia es la habilidad para adaptarse al cambio.
Stephen Hawking

 

Conversando con un Coach #750 “Cómo llegar a donde quiero estar”

En 1865 termina la guerra civil en Estados Unidos. Los del norte peleaban contra los del sur. Querían abolir la esclavitud.
Ganó el norte y se liberaron masivamente los esclavos del sur y cada uno emprendió su camino hacia la libertad.
Un año después, cuando ya estaba instalado, Jordan Andersen recibió una carta de su antiguo amo, pidiéndole que por favor volviera al trabajo, que iba a ser bien tratado y tendría la paga correspondiente, ya que su granja no podía funcionar sin él.
Jordan Anderson le contestó y decidió publicar su respuesta en un diario donde le decía que después de 32 años de convivencia y maltratos él elegía la libertad.
Te sugiero que busques esta carta en Google ya que es imperdible

Necesitamos amar la libertad para poder mirar al pasado y decir ya no quiero más de esto y coraje para dar vuelta la página y enfrentar un futuro que puede presentarse incierto.
Dicen que en la antigüedad después que un esclavo trabajaba seis años, el séptimo podía ser liberado si lo quería y si no lo elegía ponían su oreja en el marco de la puerta y la cerraban para que quedara esclavo para siempre.
Cómo puede ser que alguien pudiendo ser libre decida no serlo?
Cómo puede ser que alguien que tiene la oportunidad de ser liberado decida quedarse atrapado en su propia trampa?
Quién puede hacer este tipo de elección?
Y la respuesta de los sabios a esta pregunta es TODOS o CUALQUIERA.
Todo lo bueno empieza con un poco de miedo.
Si no te sorprendas, en general nos resulta más grato quedarnos en el lugar cómodo que animarnos a ir por lo nuevo y desconocido que puede representar nuestra libertad.
Te preguntarás por qué la oreja y por qué la puerta?
Porque no se animó a escuchar que ser libre tiene que ver con animarse a pasar por esa puerta para salir de una realidad y poder ver otra.
Pocas veces tenemos el coraje de mirar al pasado y decir BASTA!!
Basta de mirar lo que nos ha apresado o dolido o quebrado por la mitad y poder decir: yo aquí no quiero estar más.
Preferimos quedarnos en el confort de esa zona de comodidad, en esa pseudo tranquilidad.
Nos dijeron que así es la vida, que así son las cosas, que así hay que vivir o así hay que sentir y amar y nos quedamos en el statu quo de no animarnos a ser verdaderamente libres de nosotros mismos.

Todo lo que quieres en la vida,
y aun no tienes,
está afuera de tu zona de confort.
Robert Allen

Cuando vas a dejar de adornar ese lugar donde estás?
Ese lugar que te atrapa, que no te permite salir?
Abandonar eso que te angustia o eso que se te cruza?
Dejar de mirar esa pérdida irreparable?
O lo que es imposible de explicar?
O esa crisis existencial?
Ese problema que tienes en lo económico, en lo laboral o en las relaciones?
Dejar de hacer tan importante esa situación que tienes con tu hijo o con tus padres?
Dejar de revisar tu historia o lo que ya pasó?
Deshacerte de aquello de lo que no te puedes deshacer, aunque tantas veces quisiste dar vuelta la página?
Basta de justificarnos por el lugar en que estamos y no animamos a mirar para atrás y decirnos yo ahí no quiero estar más. Yo no quiero ser más así.
Y motivarnos a atravesar esa puerta para llegar al lugar donde queremos estar, para ser esa persona que soñamos ser.

Usa el dolor como una piedra en tu camino,
no como un lugar para acampar.
El desafío de esta época es escuchar esa voz interior que dice levántate de esa silla en la que estás sentado, mira la puerta que tienes en frente y anímate a transformarte en el que tengas que transformarte atravesándola.

Porque puedes quedarte abrazado a ese dolor, a esa pérdida, a esa crisis, a lo que no esa está o a lo que falta o puedes ponerte de pie y animarte a ir a esa realidad que solo tú puedes lograr.
Esta vez puedes ser diferente.
Escuchar la voz que te dice que te pongas de pie y mires la puerta que tienes enfrente y tomes un papel y un lápiz y escribas una nueva historia.
Y ojalá que esa historia sea la de tu propio futuro.

Nunca sabes lo fuerte que eres ,
hasta que ser fuerte es tu única opción.

 

 

Conversando con un Coach # 749 “Tenacidad”

Dos ranitas cayeron en un tambor que contenía leche. Aunque eran buenas nadadoras, después de un tiempo empezaron a cansarse. Y cuando intentaron salir, descubrieron que estaban muy lejos del borde como para alcanzarlo de un salto.
Una de las ranas se desesperó. No puedo más, jadeaba, no saldremos vivas de aquí.
Resiste, resiste, le respondía la otra. Ya encontraremos una salida. No debes abandonar. Sigue nadando, busca mantenerte a flote.
Un rato más tarde una de ellas renunció a continuar esforzándose,
Y se hundió.
Su valiente compañera siguió nadando, con la energía que da la confianza en sí misma. Y tanto nadó y nadó, que la leche comenzó a cuajarse por el batido de sus patas hasta convertirse en manteca sólida.
Y en ella pudo hacer pie para dar el salto que la sacó de la trampa.

La tenacidad puede ser interpretada como el espíritu de la gente que no se detiene por las circunstancias en contra, siendo ella justamente la fuerza conductora para el crecimiento y la transformación personal.
¿Sabías que Abraham Lincoln:
En 1831 quebró en sus negocios
En 1832 perdió las elecciones para la legislatura
En 1834 volvió a fracasar en sus negocios
En 1835 murió su novia
En 1836 tuvo un quiebre emocional por el que necesitó internación
En 1838 perdió por segunda vez en la carrera política
En 1843 fue derrotado en el Congreso
En 1846 fue derrotado en el Congreso
El 1848 fue derrotado en el Congreso
En 1855 fue derrotado en el Senado
En 1856 fue derrotado cuando se postuló para Vicepresidente
En 1858 fue derrotado nuevamente en el Senado
¿Y recién en 1860 fue electo presidente?

¿Puedes ver a partir de este ejemplo la diferencia entre decir he fracasado tantas veces y decir soy un fracasado?

Podríamos decir que Abraham Lincoln era un tipo “ incansable”, sabía lo que quería y aunque seguramente cada uno de sus “fracasos” lo tumbaba por momentos, ninguno de ellos logró quitarle las ganas de volver a empezar.

Mi fuerza se apoya únicamente en mi tenacidad. Louis Pasteur

Si nos detenemos a buscar donde reside el poder de este tipo de personas podemos concluir que dan vuelta alrededor de las siguientes características:

1. Tienen claro su propósito
2. Siguen el llamado de su corazón
3. Accionan con pasión
4. Viven con una actitud de responsabilidad
5. Creen en ellos mismos y en sus ideas
6. Tienen una actitud abierta al aprendizaje de sus fallos
7. Se capacitan permanentemente
8. Saben pedir ayuda
9. Construyen un equipo de apoyo
10. Buscan soluciones creativas
11. Buscan la maestría de los fallos.
12. Y perseveran no importa cuales sean los desafíos a los que la vida los
enfrenta

“Si simplemente te niegas a abandonar
Entonces no puedes fallar”

Veamos un poco en detalle algunas de ellas:

PROPÓSITO: ¿De qué manera podrías descubrir tu propósito? Quizás pensando por qué hechos y acciones te gustaría ser recordado por la posteridad. El propósito es esa pequeña luz que ilumina tu camino cuando todo parece haberse apagado
LLAMADO: ¿Cómo escuchar a tu corazón y dejar que sus llamadas guíen tus pasos? Quizás priorizando la relación contigo mismo, eligiéndote
PASIÓN: ¿Tienes identificado qué es lo que despierta la pasión en tu vida, qué te mueve al entusiasmo, qué es aquello que amas mas allá de todo, para poder dirigir hacia allí tus pasos?
RESPONSABILIDAD: ¿Cómo sería dejar de culpar a los demás por lo que te pasa y frente a cada situación poder declarar YO SOY EL ORIGEN DE MIS RESULTADOS y a partir de ahí accionar?
CREATIVIDAD: Hay muchas maneras de desarrollar la creatividad. Creyendo que siempre hay una solución para todo y buscándola. La creatividad es como un músculo que puedes desarrollar ejercitándolo.
PERSEVERANCIA: Yo pienso que siempre hay una recompensa detrás de la perseverancia. Si yo tuviera que decirte cuál fue la clave de mi éxito te diría que fue la perseverancia. Cuando analizo los logros de mi vida y pienso cuál fue la cualidad que me apoyó para conseguirlos te diría que fue la perseverancia.

Cada día puedes repetirte que no importa cuanto te cueste llegar o lo difícil de la tarea que te propongas TU PUEDES LOGRAR TU PROPÓSITO volviendo a empezar.

Nunca abandones.
Fracasas cuando eliges no volver a empezar.
Si no te rindes, jamás puedes fallar

Esta es una versión revisada de mi Newsletter #13 y la repito en honor a esa persona que tras leerla me escribió diciendo que la leche nunca se puede convertir en manteca, que sólo la crema lo hace.
Gracias Margarita por tu comentario ya que a partir de él te conocí y hoy 18 años después sigues siendo una excelente amiga.