Conversando con un Coach #660 “Exigencias”

¿Crees que hay una sola manera de hacer las cosas?
Y esa es la manera en la que tú las haces?
¿Cuando lees algún material escrito estás buscando los errores ortográficos que pueda tener?
¿Antes de cenar en un restaurante repasas el vaso o los cubiertos con tu servilleta?
¿Por lo general te estás quejando del mal servicio de los comercios?
¿Cuando la persona con la que hablas comete errores gramaticales, se los corriges?
¿Piensas que en muchas circunstancias de la vida tu foco está en lo que falta?
¿Consideras que eres excesivamente detallista?
¿A menudo te encuentras pensando que tú harías las cosas de manera diferente a lo que ves?
¿Cambias varias veces de ropa antes de salir, sin encontrar la adecuada?
¿Sueles sentirte insatisfecho con el rendimiento de la gente?
¿Eres tremendamente ordenado con tus cosas?
¿Te molesta ver algo fuera de su lugar?
¿A menudo estás dándole consejos a la gente de lo que debería hacer?
¿Antes de irte a dormir repasas todo lo que no pudiste hacer ese día?

Amigo si quieres ser feliz necesitas revisar tu Nivel de Exigencia.
¿Qué entendemos por este concepto?
Considero que el nivel de exigencia es un standard con el que yo comparo las cosas. Algunas personas tienen un nivel normal y otros muy alto.
Por eso a algunos les cuesta tanto llegar y a otros les trae tanta insatisfacción
¿Dónde nace este nivel de exigencia?
Yo considero que es un juicio que algunas personas tienen de cómo deberían ser las cosas hechas. Y viven comparando esta manera con lo que encuentran y esto les trae un profundo sufrimiento.

Paremos de esperar que la felicidad
venga a nosotros
y empecemos a dejar que salga de nosotros.
Y siempre habrá más que suficiente alrededor.

Muchas veces este nivel de exigencia es transparente y automático para las personas y no se dan cuenta y creen que todos son iguales y no son concientes del nivel de sufrimiento que el mismo acarrea.
La consecuencia mas importante que este exagerado nivel de exigencia trae es un disconformismo agudo con como las cosas se presentan.
¿Para qué somos tan exigentes?
¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que buscan las personas con un nivel de exigencia tan alto?
Considero que lo que buscan es la perfección y no nos damos cuenta el alto precio que pagan en su búsqueda.

Un gran obstáculo
para alcanzar la felicidad
es el prometerse
una felicidad demasiado grande.
Fontenelle

Por otra parte podríamos preguntarnos si existe tal perfección. Yo pienso que no. Creo que es una búsqueda sin sentido y sin respeto por las individualidades.
Entiendo que cuando buscamos la perfección estamos mirando siempre lo que falta, lo que no está bien y esto es como estar mirando un vaso medio lleno y siempre ver lo que no hay . Es una forma de mirar las cosas que nos deja poco contentos.
Una mirada opuesta a esta podría ser la búsqueda de la excelencia.
Entiendo por excelencia enfocarnos en lo mejor que podemos conseguir dadas las circunstancias que vivimos.

No importa lo rápido que gire el carrusel,
si recuerdas por qué subiste, disfrutarás más la vuelta.
M.Rogers

El nivel de exigencia es directamente proporcional a nuestra capacidad de ser felices. O sea que a mayor nivel, menos posibilidades de sentir felicidad. Nosotros no sólo tenemos la responsabilidad de ser felices por nosotros sino también por la gente que nos rodea. Y te aseguro que desde mi mirada es muy difícil compartir la vida con personas muy exigentes, porque la conversación en la que entramos es que hagamos lo que hagamos nunca lo vamos a satisfacer y ese pensamiento tiende a desmotivarnos y a crear mas exigencia de parte del otro a partir de su propia insatisfacción. Por lo que entramos en un círculo vicioso.

Ante una cerradura,
lo que nos importa no es la cerradura “en sí”,
su naturaleza y constitución intrínseca,
sino únicamente hacernos con la llave que la abre.
Von Glasersfeld

 

Conversando con un Coach #659 “El Otro lado de la Historia”

Todos conocemos el cuento de Cenicienta.
¿Alguna vez pensaste como sería el mismo, si lo hubiera contado su madrastra?
Su lado de la historia podría haber sido mas o menos así:

Yo siempre traté de hacer lo correcto con mis hijas. Ellas son las chicas mas dulces y amorosas del reino, ninguna sería capaz de matar una mosca.
Nosotros hemos sido acusadas de maltratar a Cenicienta pero el mundo está equivocado.
Cuando yo me casé con el padre de Cenicienta ella era muy tímida y algo rara porque le gustaba hablar con los animales.
Recuerdo el día en que empezamos a sospechar de ella cuando hizo sentir mal a mis hijas por el tamaño de sus pies. Ahí me di cuenta que era maliciosa y trataba de hacernos sentir mal cuando nosotros hacíamos lo imposible porque se sintiera cómoda en nuestra casa.
Cuando vino la invitación real para el baile solo llegaron dos invitaciones y como yo quise ser justa les dije que las dos que se vistieran primero irían ¿Tengo yo la culpa que Cenicienta siempre estaba ocupada con los bichitos y nunca tenía tiempo de comprarse ropa? Fue por eso que se quedó.
Y podrían imaginar como continua….

¿Te hace sentido la mirada de la madrastra?
¿Puedes ver que por lo general tenemos excelentes explicaciones que nos permiten salvar nuestro prestigio, defendiendo nuestra identidad privada o lo que nosotros pensamos de nosotros mismos?
¿Para qué crees que tenemos dichas explicaciones?
Desde mi mirada necesitamos vernos maravillosos y muy pocas veces elegimos vernos como villanos , aunque actuemos de esa manera.

Algunas personas son tan buenas que nadie les puede mostrar lo contrario.

¿Acaso nunca te viste maltratando verbalmente a alguien, y al darte cuenta sólo buscas una justificación mental para lo que hiciste?
¿Acaso no te encontraste hablando mal de alguien sin tener fundado tu parlamento y al darte cuenta seguiste hablando como buscando nuevos argumentos que alimentaran tu postura?
Sostengo que queremos salvar nuestra reputación personal y siempre que podamos vamos a inventar una mirada que nos deje bien parados frente a nosotros mismo con respecto a los demás.

Si buscas muchas palabras
para probar tu sabiduría,
es porque con ellas quieres
que no se note tu ignorancia.

Hace poco tuve la posibilidad de ir a Disney World y al ver entre los libros la serie: “El otro lado de la historia” me pareció maravilloso que alguien hubiera pensado en que quizás la madrastra, la bruja de Blancanieves o Úrsula de la Sirenita pudieran contar el mismo cuento con palabras que justificaran su accionar dejándolas como personas buenas frente a su propia mirada. Justamente de ahí he extraído el texto del principio

A no ser que preguntes,
nunca oirás nada malo sobre ti.
Es fácil enterarse de lo bueno,
pero hay que cavar hondo para descubrir lo demás.
Thomas J. Watson, jr.

Me gustaría sembrar en ti algunas preguntas, no para que busques una inmediata respuesta sino para que vibren dentro tuyo por un tiempo:
¿Buscas hechos que funden tus juicios cada vez que juzgas negativamente a alguien?
¿Puedes darte cuenta que el impacientarte, por lo general tiene que ver con como estas tú y no con como hace el otro lo que hace?
Cada vez que te enojas con alguien o levantas la voz ¿Puedes darte cuenta que a eso le siguen una cantidad impresionante de juicios automáticos dentro de tu cabeza que justifican lo que hiciste?
¿Puedes ver que cada vez que cometes una injusticia te cuentas una historia que te declara inocente?
¿Qué podemos hacer con todo esto?
Por el momento sólo me conformo con que lo puedas observar.
Ya tu sabiduría interna te irá mostrando los siguientes pasos

Sólo podemos intervenir
en aquellos mundos
que podemos observar.

 

Conversando con un Coach #658 “Lo que a mi me pasa”

Nos cuenta Plutarco en una de sus historias, que en aquellos tiempos de la antigüedad había un romano que decidió separarse de su mujer abandonándola. Sus amigos, le recriminaron por ello, pues no veían claros los
motivos de aquel divorcio:
¿No es hermosa?- preguntaban. Si. Lo es. Y mucho
¿No es, acaso, casta y honrada? Si. También lo es.
Extrañados, insistían en conocer el motivo que había llevado a su amigo a tomar una determinación tan extrema.
El romano, entonces, se quitó un zapato y mostrándolo a sus amigos les pregunto:
¿Es bonito? Si. – dijeron ellos.
¿Está bien hecho? Si. Eso parece, todos aprobaron.
Y entonces el, volviéndoselo a calzar, les aseguro:
Pero ninguno de vosotros puede decir donde me aprieta.

En la vida ocurren hechos que hacen que nos pasen cosas y una ilusión que a veces vivimos los seres humanos es que frente a los mismos hechos, a todos nos pasan cosas parecidas.
Estoy trabajando en una institución donde ocurren cosas que desde mi punto de vista dejan mucho que desear. Sin embargo una de las tareas a la que primero me veo abocada es mostrarle a la gente que trabaja en ella, que frente a los mismos hechos (problemáticos para algunos) cada uno lo vive de manera diferente y lo que pareciera ser un trabajo sencillo de alineación de equipo cada día se convierte en un desafío mas interesante frente a las diferentes posturas y emociones que surgen frente a a los hechos no deseados.

Vela por tus pensamientos
cuando estés solo,
y por tus palabras
cuando estés con los demás.
Epicteto

Otra cosa que observo frente al malestar imperante es que nadie se atreve a hablar, lo cual provoca mas malestar todavía. La semana pasada decidí enfrentarme con esto y surgieron algunas conclusiones que me parecieron dignas de compartir contigo porque estoy segura que en tu trabajo, o en tu vida de relaciones debes estar viviendo de alguna manera cosas parecidas:
Hay hechos que no te gustan?
Te pasan cosas que preferirías que no te pasen?
Y prefieres no hablar de las mismas por diferentes temores, lo cual agrava la situación alimentando un círculo vicioso que al principio es transparente pero que cuando lo puedes ver te sume en una terrible preocupación al verte entrampado en él?
¿Qué hacer? Desde mi punto de vista es: HABLAR DE LO QUE A TI TE PASA

¿Por qué a los seres humanos
les resulta difícil
hablar de sus sentimientos?
Theodore Zeldin

Reconocer que esto que me pasa a mi, puede no tener nada que ver, con lo que le pasa a los demás. Ni siquiera lo que me pasa a mi es lo que debe estar pasando realmente. ¿Qué hacer?
Quizás sólo hablar de ello, comunicarlo, escuchar otras posturas, observar que me pasa frente a ellas y por sobre todo comunicar mi malestar sin esperar que el otro adivine lo que a mi me está pasando. Para eso necesito estar tremendamente conectado con mis emociones y mis sensaciones y hacerme cargo de ellas. ¿Qué significa esto? Solamente que si algo de lo que a mi me pasa no me gusta yo necesito buscar recursos para que me deje de pasar y por lo general esos recursos tienen que ver con mostrar lo que me pasa a los demás

Las palabras van al corazón,
cuando han salido del corazón.
Tagore

A veces escucho la pregunta para qué hacer esto?
Y observo que la interpretación se puede ir por otro lado como ser:
Para qué voy a hablar si la situación no va a cambiar?
Como si el hablar guardara un callado deseo de influir en la manera de pensar del otro, queriendo que frente a los mismos hechos, el otro piense lo mismo que pienso yo o cambie su forma de pensar.
Considero que no pasa por ahí.
Al hablar de lo que nos pasa solo buscamos sacar de adentro palabras y sentimientos que nos perturban, buscando en el afuera otras posturas que puedan hacernos reflexionar, cambiar nuestra mirada de las cosas y buscar nuevas posibilidades de acción frente a los mismos hechos.
Buscamos enfocarnos en nuestra zona de influencia : ¿qué podemos hacer frente a lo que nos pasa? saliendo, un poco, de nuestra zona de preocupación haciéndonos problema con lo que nos pasa sin tomar una posición de responsabilidad.

Nuestro lenguaje y nuestro sistema nervioso
se combinan para construir
constantemente nuestro entorno.
Sólo podemos ver aquello de lo que hablamos,
porque mas allá del lenguaje somos ciegos.
Francisco Varela

¿Te sientes mal por algo?
¿Hay cosas en la relación que no te gustan?
¿Hace tiempo que un malestar te viene rondando la cabeza?
¿Consideras que se ha cometido una injusticia?
Crea un contexto de tiempo y espacio para conversar y empieza:
LO QUE A MI ME PASA ES….

Conversando con un Coach #657 “Yo ya sé”

Un estudiante muy aplicado de artes marciales había llegado al momento de obtener su cinturón negro. Él era el mejor de todos, en teoría, concentración y uso de su intuición. Se presentó y después de haber demostrado su buen desempeño en todos los tests, aguardó la palabra del Maestro. Este le preguntó: Por qué crees que estás listo para recibir tu cinturón negro? El discípulo le contestó: Maestro pase por todas las pruebas, cumplí con todos los requerimientos. Soy el mejor de todos. Por eso merezco recibir este cinturón negro. El Maestro le contestó: No aun no estás listo. Vuelve a comenzar todo otra vez.
Y así pasó todo un año y el Maestro le volvió a hacer la pregunta y el alumno volvió a tener la misma respuesta. No aun no estás listo vuelve a comenzar, le contestó. El discípulo se fue enojado y con sentimientos de odio hacia su maestro. Pero dentro de él sabía que no se iba a dejar amilanar y decidió tomar este resultado como un obstáculo mas que debía atravesar en el camino hacia sus objetivos y entonces volvió a los entrenamientos durante un año mas.
Finalmente se presentó nuevamente a su maestro y le dijo. Bueno Maestro ahora si estoy listo para recibir el cinturón negro.
¿Por qué piensas que ahora si estás listo querido discípulo? le pregunto el Maestro a lo que él contestó : Por que ahora si estoy listo para empezar a aprender.

Una ilusión que nos mostró nuestra cultura y nuestra educación era que los grandes sabían y que el aprendizaje era para los niños y así llegamos a grandes, para darnos cuenta que sabemos muy pocas cosas y que el aprendizaje es un proceso continuo que nunca se termina y que si no te estás capacitando permanentemente estarás preparado para un mundo que dejó de existir. A partir de lo cual necesitamos cambiar nuestro paradigma de aprendizaje y abrirnos a una nueva cultura del mismo. Y uno de los enemigos mas importantes de este cambio es una declaración que solemos tener a flor de labios siempre que creemos que las cosas son como nosotros pensamos: YO YA SE

Todo aquel que deja de aprender es viejo,
tenga veinte u ochenta, años.
Todo aquel que sigue aprendiendo,
sigue siendo joven
Henry Ford.

Me pasa muy a menudo que cuando intento mostrar una nueva mirada, mi interlocutor me dice, si ya sé y en ese mismo momento deja de escuchar lo nuevo de lo que le estoy diciendo, para pasar a escuchar su conversación interna que ha ubicado lo dicho por mi, dentro de un casillero mental conocido perdiendo, de ese modo, toda posibilidad para lo nuevo.
YA SE y dejo de escuchar.
YA SE y voy a mi conversación interna.
YA SE y lo que me estas diciendo es mas de lo mismo que yo ya se.
YA SE y no hace falta que sigas hablando, te interrumpo desde mi ansiedad para que te des cuenta que lo que dices ya no tiene sentido. para mi y por lo tanto quiero mostrarte que me fui de la conversación.
YA SE y me quedé sin saber tu punto de vista.
YA SE y me quedé sin lo nuevo de tu mirada.
YA SE y me quede sin el regalo que puedes ser tú y la posibilidad nueva que me puedes mostrar.
YA SE y me cierro a lo nuevo, sin darme cuenta.

Difícilmente exista una persona
de la que no puedas aprender algo;
casi todo el mundo sabe algo,
y le gusta hablar acerca de eso.
LORD CHESTERFIELD.

¿Alguna vez pensaste para qué decimos ya se cuando el otro está hablando?
¿Qué es lo que buscamos?
¿A qué le tenemos miedo?
¿Cuál es el sentido de nuestro comportamiento?
¿Tememos pasar por ignorantes?
¿Lo hacemos sin darnos cuenta?
El YA SE funciona como un muro que construimos en absoluto automatismo pero una vez dicho queda ahí como un testigo que se va convirtiendo en un hábito y sin querer nos separa de lo que tanto necesitamos: estar abierto a lo nuevo que nuestro interlocutor pueda mostrarnos.

Deberíamos dedicarnos a desaprender
gran parte de lo aprendido
y aprender lo que no se nos ha enseñado.
RONALD LAING.

¿Te gustaría transformar ese muro en un puente?
Puedes estar atento y presente
Después de pensarlo puedes cancelarlo y convertirlo en una pregunta que te permita averiguar mas en lugar de cerrarte.
Otra manera es tomar el hábito de preguntar y preguntar con el afán de interesarte en lo que el otro te esta mostrando.
Otra alternativa podría ser permanecer callado, como permitiéndolo al otro que siga con su postura
¿De qué otra manera podrías permanecer centrado y presente en lo que te están diciendo?

Los curiosos de espíritu aprenderán,
y sólo los resueltos vencerán las dificultades del aprendizaje.
El coeficiente de curiosidad siempre me ha fascinado mucho mas
que el coeficiente de inteligencia.
EUGENE S. WILSON.

 

Conversando con un Coach #656 “Esperanza”

Según la conocida leyenda , Pandora princesa de la antigua Grecia, recibió una misteriosa caja que le enviaron de regalo los dioses, celosos por su belleza. Le dijeron que jamás la debía abrir. Pero un día dominada por la tentación, levantó la tapa para espiar, dejando en libertad las grandes aflicciones del mundo: las enfermedades, los malestares y la locura. Un dios compasivo quiso protegerla y le permitió cerrar la caja justo a tiempo para atrapar el único antídoto que hace soportables todas las desdichas de la vida: la esperanza.

¿Te parece que no hay salida para tu situación?
¿Te parece que se acabaron tus fuerzas?
¿Crees que no puedes esperar mas?
¿No ves alternativas?
¿Te sientes rendido?
¿Te invade la resignación?
La esperanza puede sacarte de todas estas sensaciones.

No consultes a tus miedos,
sino a tus esperanzas y sueños.
No pienses en tus frustraciones,
sino en tu potencial no empleado.
No te preocupes por lo que trataste y fallaste,
sino por lo que aún te queda por imaginar.
Lo importante es la capacidad,
no lo que no puedes hacer
PAPA JUAN XXIII.

¿Dónde vive la esperanza?
Consideramos que ella vive en la conversación interna que sostienes acerca de las posibilidades que puedes ver.
Las interpretaciones que mantenemos nos anclan en determinada conversación interna que a la vez nos deja disponible un determinado campo de acción y cuando éste no nos predispone al camino de nuestros objetivos necesitamos revisar esas creencias de manera de encontrar otras que si nos acerquen.
Nosotros somos responsables de las interpretaciones en las que vivimos.

Una vez el diablo decidió hacer una subasta de sus elementos más usados. En un gran salón puso bombas de todo tipo; elementos de tortura, armas y tanques, entre otros.
Cada uno con su respectivo precio.
Para curiosidad de todos sobre una mesa había una especie de cuña cuyo precio era el más caro de todos.
Terminada la subasta, se le acercó una persona al diablo para preguntarle que era esa cuña y por qué tenía un precio tan alto, lo que había implicado que nadie la comprara.
El le contestó, este elemento se llama desesperanza y le puse un precio tan elevado para poder quedármelo, pues es mi herramienta preferida para destruir al ser humano.

¿Qué dice la conversación interna de la esperanza?
Buscaré alternativas, alguna encontraré que me sirva.
Si no puedo solo, pediré ayuda y me sentiré bien con eso.
Siempre hay una salida, necesito dar con ella.
Todo el poder vive dentro de mi y la energía se me renueva constantemente.
Necesito cambiar mi punto de vista.
Mañana será otro día y volveré a empezar con las fuerzas renovadas.
Dentro mío vive la posibilidad. Yo soy la posibilidad para este problema.
Yo estoy a salvo, esto no es nada mas que un cambio.
¿Qué puedo hacer frente a esta situación?
¿Cuál es mi zona de influencia?

Conduzco mi barca con la esperanza en proa
y el miedo en popa.
THOMAS JEFFERSON

Medimos la sabiduría de un hombre por su esperanza.
RALPH WALDO EMERSON

La esperanza es el sueño de los que están despiertos.
ANÓNIMO

El cambio de conversación es algo que depende de nosotros y de nuestras ganas de sentirnos diferentes. Nosotros podemos desarrollar el hábito de sostener conversaciones positivas que nos conduzcan hacia los estados de ánimo que elegimos transitar de manera que sean aquellos que mas nos predispongan al logro de los objetivos que nos hemos propuesto en nuestros planes.

Las 4 velas se quemaban lentamente
El lugar estaba tan silencioso que se podía escuchar el diálogo que mantenían
La primera dijo : Yo soy la PAZ pero los hombres no saben mantenerme, creo que me estoy apagando y disminuyendo su luz se apagó por completo.
Dijo la segunda : yo soy la FE pero las personas me ignoran, no tiene sentido seguir prendida y al terminar de hablar pasó una suave brisa y la apagó.
Rápida y triste la tercera vela se manifestó: Yo soy el AMOR pero los hombres a veces se olvidan de las personas que están mas cerca y, sin esperar mas, se apagó.
De repente entró un niño y al verlas apagadas lloró.
Entonces la cuarta vela habló: No tengas miedo, mientras yo esté encendida podremos prender a todas las demás, yo soy la ESPERANZA.
Que la ESPERANZA no se apague nunca dentro de nosotros y que cada uno encuentre la forma de volver a encender con ella la FE, la PAZ y el AMOR!!!!!

 

Conversando con un Coach #655 “Basuras”

Me subí a un taxi rumbo al trabajo y cuando estábamos llegando casi nos estrellamos con un auto que, de la nada, salió como bólido, de donde estaba estacionado. El conductor del taxi alcanzó a frenar, el auto derrapó y por poco chocamos con el otro auto que quedó frente a nosotros.
Al segundo su conductor asomando la cabeza por la ventanilla comenzó a gritarnos una cantidad horrible de insultos. Yo estaba recuperándome del susto y lo que acabó de sacarme de mis casillas fue la actitud del chofer de mi taxi, quien en forma extremadamente amistosa y cortés sólo le sonreía. Yo estaba furioso por el susto y no entendía esa actitud. Al preguntarle me dijo: ¿Ve aquel camión de basura? Pues, así como esos camiones, muchas personas van por la vida llenos de basura, frustración, rabia, y decepción. A medida que la basura se les va acumulando, necesitan encontrar un lugar donde vaciarla, y si usted los deja seguramente lo harán en usted.
Por eso cuando alguien quiere vaciar su basura en mí, no me lo tomo en forma personal, sino que solo sonrío, saludo y sigo mi camino.

¿Cuántas veces permitimos que otras personas nos cambien el humor?
¿Cuántas veces les damos tanto poder a situaciones banales que nos terminan arruinando el día, y a veces la semana?
Pésimos conductores, mozos no entrenados, jefes insensibles, personas maleducadas, etc.
¿Es posible que les demos tanto poder?
Nosotros no podemos evitar que las cosas sucedan. Lo que si depende de nosotros es el tiempo que nos vamos a quedar anclados en esa emoción y lo que vamos a permitir que esas situaciones modifiquen nuestro presente.

Felicidad es aquel estado de ánimo
en el cual nuestra decisión
ha triunfado sobre nuestra reacción.

Muchos quedamos tambaleando en una situación como esa, confundidos y sin saber como reaccionar.
¿Cuántas veces al día permitimos que esos camiones de basura dejen su basura en nosotros? Y lo que es peor es que la cargamos hasta que no damos mas y entonces se la tiramos a otra persona con lo cual somos responsables de un círculo vicioso que podíamos evitar desde el principio.

Para conquistar el éxito hace falta
mas presencia de ánimo
que un ejercito.
John Dryden

Después de darnos cuenta de este efecto podemos ver a los camiones, podemos ver su carga pero al comprender que quieren echarnos encima su basura, sus frustraciones, sus rabias y sus decepciones podemos seguir adelante y sonreírnos a nosotros mismos con la complicidad de saber que esta vez hemos sido mas inteligentes.

Nunca es mas entonado el ánimo del hombre,
como cuando ha podido elegir como sentirse.

Los líderes no podemos dejar que actitudes como estas nos distraigan de nuestro camino y así como los jugadores de fútbol se levantan como un resorte del piso cuando son atacados, nosotros, necesitamos enfocarnos en nuestros objetivos y no dejar que personas con actitudes inmerecidas nos desvíen de nuestro camino. Necesitamos estar física y mentalmente presentes y en nuestro mejor estado para hacernos cargo de lo que hemos elegido.
La gente exitosa no se permite desperdiciar su día con Camiones de Basura
¿Qué harás a partir de hoy cuando te encuentres con uno de ellos?
¿Con qué va a elegir comprometerte?

La emoción más hermosa y más profunda que podemos experimentar
es la sensación de que somos dueños
de nuestras reacciones.

 

Conversando con un Coach #654 “Pérdidas”

Un año antes de su muerte, Franz Kafka vivió una experiencia insólita. Paseando por el parque Steglitz, en Berlín, encontró a una niña llorando desconsolada porque había perdido su muñeca.
Kafka se ofreció a ayudar a buscarla y dispuso reunirse con ella al día siguiente en el mismo lugar.
Incapaz de encontrarla escribió una carta escrita por la muñeca y se la leyó cuando se reencontraron:
Por favor no me llores, he salido de viaje para ver el mundo. Te voy a escribir sobre mis aventuras.
Este fue el comienzo de muchas cartas.
Cuando él y la niña se reunían, él se las leía y estaban compuestas de aventuras imaginarias sobre la querida muñeca . La niña fue consolada. Cuando las reuniones llegaron a su fin, Kafka le regaló una muñeca.
Ella obviamente se veía diferente a la original.
Una carta adjunta explicaba: Mis viajes me han cambiado.
Muchos años más tarde, la niña ahora crecida, encontró un papel escondido en el ropaje de su muñeca.
La misma decía:
Es probable que pierdas algo que amas, pero al final, el amor volverá de una forma diferente.

Kafka y la Muñeca, la omnipresencia de la pérdida de May Benatar.

Cuando busco PÉRDIDA en el diccionario dice: ausencia o privación de lo que se poseía y creo que en esta definición se encuentra la clave del por qué siempre interpretamos las pérdidas como algo negativo.
En realidad qué es lo que poseemos?
Acaso no nos damos cuenta que estamos de paso por esta vida y que todo, lo que creemos que es nuestro, es simplemente prestado?

Que tus futuras alegrías
no maten el recuerdo…
Y que el recuerdo tampoco mate
tus futuras alegrías.

Entiendo que es muy difícil tener esta interpretación cuando se trata de nuestros seres queridos.
Dice Hellen Keller: Lo que una vez disfrutamos, nunca lo perdemos. Todo lo que amamos profundamente se convierte en parte de nosotros mismos.
Sin embargo no es este el tema al que me quiero referir hoy, sino al tema de las pérdidas en general. A todo eso que va y viene de nuestra vida en forma pasajera pero que nosotros queremos que sea para siempre.

Lo que importa
no es lo que la vida te hace,
sino lo que tú haces con eso.
Edgar Jackson

La pérdida de un amor, de un trabajo, de un amigo, de un dinero…
Desde mi mirada el sufrimiento empieza en el momento que creemos que alguien o algo nos quita lo poseído. Le peleamos a la vida por la pérdida sin poder ver el ámbito de posibilidades que se nos abre frente a lo ocurrido.
Aun cuando todavía nos queden momentos difíciles por vivir, cuando llegas a aceptar lo que pasó empieza a aparecer la fuerza en ti mismo para poder mirar al futuro con esperanza.

El que acepta sufrir,
sufrirá una parte de la vida;
el que no acepta sufrir,
sufrirá la vida entera.
Confucio

Cuántas cosas perdimos que, con el pasar del tiempo, agradecimos?
Cuántas oportunidades y posibilidades se abrieron para nosotros a partir de pérdidas y sufrimiento?
Perder no siempre es perder.
El sufrimiento si no se convierte en verdugo puede ser un gran maestro.

Cuando Dios te quita algo de tu mano,
no te está castigando,
sino simplemente abriéndola
para que recibas algo mejor.
La voluntad de Dios nunca te lleva
donde Su Gracia no te proteja.

El sufrimiento que no te mata, te hace más fuerte. Y sólo los que alguna vez sufrimos una pérdida muy importante aprendimos algo muy valioso y es que podemos sobrevivir. Conocimiento que no es menor ya que ese día aprendimos que recordar es el mejor modo de aprender a olvidar.
Ya lo vimos en la película de Disney Inside Out (Intensamente) que hace falta sentir tristeza para que, luego, pueda aparecer la alegría.

Es probable que pierdas algo que amas, pero al final, el amor volverá
de una forma diferente.

 

Conversando con un Coach #653 “Correr”

Todas las mañanas, en África,
la gacela se despierta sabiendo que debe correr más rápido qué el león, o este la matará.
Todas las mañanas el león despierta sabiendo que debe correr tras la gacela, o morirá de hambre.
No es necesario que seas león o gacela para comprender que lo mejor que puedes hacer cuando amanece, es empezar a correr.

Así fuimos educados y así actuamos sin cuestionarnos si esto es lo mejor para nosotros en este momento.
Tenemos claro hacia donde corremos cuando corremos?
Nos acercamos o nos alejamos de la meta?Pareciera que últimamente convertimos la vida en una carrera contra el tiempo.
Cuando te enfocas en lo que te falta la vida se transforma en una carrera sin fin hacia lo que no tienes.

Qué sentido tiene correr
cuando estamos en la carretera equivocada?

No hay una persona viva que no haya recibido regalos de la vida. Muchas cosas buenas quedan sin ser disfrutadas tras corridas por alcanzar lo que no tenemos.
Qué vamos a hacer con nuestro tiempo?
Cuáles son las batallas que vamos a elegir librar?
Qué cosas sí tenemos que hacer y cuáles podemos cambiar para no seguir corriendo como lo hacíamos?

Deja de correr
que hasta los sueños
se cansan de perseguirnos.

Por qué cosas vamos a elegir luchar?
Enfrentar nuestros peores temores?
Esa pesadilla de la que no podemos escapar por mas que corramos.
Cuál es tu problema?
Qué conversación tienes pendiente? Con quién?
Qué situación del pasado te falta abrochar para dejar de vivir en el pasado y poder vivir junto a él?
Qué es lo que tienes que aceptar porque cambiarlo no depende de tí?
Necesitamos cerrar el pasado para poder abrir el futuro.
El tiempo no cura. Lo que nos va a curar es lo que vamos hacer nosotros antes de salir corriendo.

Añorar el pasado
es correr tras el viento.

Cualquier cosa que hagamos nos transformará y en lugar de correr hacia afuera hoy te propongo caminar hacia adentro.
Hoy podemos elegir dejar de correr o por lo menos hacerlo mas liviano.
Sabes lo que quieres?
Sabes hacia dónde corres?
Pensamos que nos conocemos porque nos miramos en el espejo. En realidad estamos llenos de espejos que nos dicen quienes somos.
Pero seremos ese que nos muestra el celular o la computadora o el espejo del baño?

Si quieres alcanzar la sabiduría necesitas detenerte ya !!

Quiénes somos en realidad?
Llegamos a ser quienes siempre quisimos ser o estamos corriendo tratando de parecernos a otro?
Si la vida fuera una escalera de la niñez a la madurez: Qué cosas nos hicieron subir y cuáles nos hacen bajar?
Somos consciente de esto cuando corremos?
Podemos reconocer todo lo que dejamos atrás?
Todo lo que se nos pasa por alto?
Todo lo que no hacemos importante?
Quizás preocupados por todo lo que tenemos que hacer y corriendo hacia lo que nos falta nos olvidamos de la escalera que nos lleva al cielo.

Yo ya he corrido bastante.
He venido aquí precisamente
para dejar de correr.
Amos Oz

 

Conversando con un Coach #652 “Sueños Olvidados”

El gran retratista y pintor J. Auguste Ingres fue visto por uno de sus discípulos, a la entrada del Louvre, cuando ya era muy anciano.
El joven preguntó: ¿Quería ver algo en particular en el Museo?”
Y el pintor dijo: ¡Prácticamente todo!
Visito el museo muy a menudo, cada vez que puedo. Es la única forma de aprender a dibujar.

Estas palabras las decía a la avanzada edad de ochenta y seis años.
Sabía que aún tenía cosas por aprender.

Hace cuánto que no te desafías con algo nuevo?
Quizás crees que ya es tarde para empezar?
Qué quiere decir tarde? Tarde es sólo una interpretación que te pertenece y puedes cambiarla.
Lo que nos cuesta es reconocer que una persona que promedia hoy los 60 años tiene una posibilidad de vida de mas de 100 años.
No sientes, entonces, que tienes toda la vida por delante, no obstante tu edad?
Considero que la edad del retiro puede ser un buen momento para empezar con algo nuevo.

El minuto en que un hombre deja de crecer,
no importa a qué edad,
es el minuto en el que empieza a ser viejo.
WILLIAM JAMES.

Quizás un día cuando tenga tiempo me dedicaré a….
Cuántas veces te has dicho a ti mismo esta frase a lo largo de tu vida?
Aquello con lo que llenabas esos puntos suspensivos es la clave para comenzar hoy.
Puedes empezar a concretar todos aquellos sueños que tenías postergados.
De hecho, prácticamente todos, hemos postergado algunos de nuestros sueños, con la secreta esperanza de que las condiciones sean más favorables o simplemente porque decidimos priorizar otras tareas.

No soy viejo cuando se me arruga la cara,
sino cuando se me arruga el alma.

Tal vez vivas con una sensación de vacío. Sientes que algo te falta pero la rueda de la vida gira inexorablemente y a veces parece aplastarnos con su peso. Los disfraces que usa son los miedos y la incertidumbre.
Por eso no es extraño que la mayoría de las personas termine en su zona de confort donde esos sueños ya no tienen cabida.
Cómo cambiar?

Viejo es el viento y sigue soplando.

1.- Necesitas generar una sensación de
urgencia. Reconocer que tienes menos
tiempo del que crees
2.- Imagina que es lo peor que puede pasarte.
3.- Desafíate. Sal de tu zona de confort. Siente
la adrenalina
4.- Elimina las distracciones. Enfócate en lo que
quieres.
5.- Desarticula las excusas que tienes.
6.- Empieza. Da un primer paso.

Nosotros no dejamos de jugar cuando nos volvemos viejos.
Nos volvemos viejos cuando dejamos de jugar.

Querido lector: como Coach creo que la mejor forma de enseñar es dando el ejemplo. Por eso mas o menos cada cinco años me desafío con algo que un primer momento me parece imposible.
Hace seis años me mudé de país y a la edad que muchas mujeres se retiran yo empecé de nuevo.
Luego de unos años me pregunté: Y ahora qué? Me encanta lo que hago y lo seguiré haciendo mientras viva pero quiero adrenalina, la que me produce la pasión por mis sueños.
Entonces fui al baúl de mi infancia y desempolvé uno que acuñé desde pequeña: pintar.
Hace tres años empecé a estudiarlo como hobbie y el resto lo podrás ver en: www.patriciahashuelgallery.com

A los 93 George Bernard Shaw escribió Fábulas Rebuscadas
A los 90 Pablo Picasso aún dibujaba y tallaba
A los 89 Arturo Rubinstein dio uno de sus mas importantes recitales en el Carnegie Hall
A los 82 Pablo Casals aún daba conciertos de cello
A los 82 Winston Churchill seguía escribiendo
A los 82 Leon Tolstoi completó: No puedo callarme
A los 83 Goethe terminó Fausto
A los 80 Moisés dirigió el éxodo de su pueblo

Te espero en el Red Dot Art Fair Miami para la época de Art Basel, el primero de diciembre, en el Pabellón de los Argentinos, para compartir mi primera incursión en las muestras de arte.

La gran decisión de mi vida no ha sido comprar mi casa, elegir mi carrera, o el hombre de mi vida. Sino amar con pasión cada una de las cosas que hago.

Conversando con un Coach #651 “Ciclos del Éxito”

Acostumbro tener un calendario del cual día a día arranco la hoja del día anterior.
Algo bastante simple, excepto cuando dejé de hacerlo por un par de meses, y al tratar de arrancar todas las hojas atrasadas no lo pude hacer, pues una a la vez es fácil, pero todas juntas es muy diferente.
Lo mismo sucede con nosotros cuando no nos reconocemos día a día por las diferencias hechas o nos olvidamos de agradecer por todo lo recibido.
¿Para qué seguir acumulando hojas sin quitar del almanaque de nuestra vida?
Que cada día tu vida sea fuente de ALEGRÍA, GRATITUD y RECONOCIMIENTO.

NOSOTROS SOMOS EL ORIGEN DE NUESTROS RESULTADOS !!

Si tú tuvieras una meta importante que cumplir a qué parte te parece habría que ponerle mas energía? Al comenzar, al continuar o al terminar?
Es lógico que todos elijan al empezar porque desde nuestra mirada comenzar algo requiere de nosotros planificación, organización, método, disciplina y mucho de nuestro poder de acción.

Si has comenzado
Ya tienes la mitad de tu camino hecho.
Si quieres triunfar:
Empieza ya!!

Si consideramos que los ciclos del éxito son:

EMPEZAR SEGUIR TERMINAR

Es lógico que nuestra mayor energía sea puesta al principio. Pero aquí quiero mostrarte una mirada diferente. Desde mi punto de vista necesitamos poner mas energía al terminar.
No te ha pasado que al finalizar algo te quedas como vacío?
Terminas algo y no sabes cómo volver a empezar?
Te sientes cansado y hasta, a veces, deprimido?
Yo creo que esto es así porque el ciclo no se cierra al terminar. Le falta algo.

EMPEZAR SEGUIR TERMINAR RECONOCER DISFRUTAR VOLVER A EMPEZAR

Sé suficientemente sabio
para reconocer tus errores.
Y suficientemente humilde
para apreciar tu grandeza.

Termina el año y dónde ponemos nuestras energías?
En cómo queremos que sea el próximo.
Qué metas vamos a perseguir.
Sin embargo a mi me gusta dedicar el día 31 de diciembre a analizar cómo fue mi año. Reconocer todo lo que he podido.
Agradecer todo lo que me ha tocado.
Considero que para tener energía para poder volver a empezar necesitamos dedicarle un tiempo a esta última etapa del ciclo.

La necesidad emocional
más grande
es sentirse reconocido y valorado.

No es cuestión de pasar de una meta a otra, casi sin parar. Esto nos cansaría muchísimo.
Y acaso muchos no se muestran super cansados, estresados y deprimidos por tanta tarea?
Qué les falta?
Auto reconocimiento, agradecimiento y DISFRUTE!!!!

Si queridos amigos en esta vida nos falta disfrutar mas y ser mas agradecidos con la vida.

La gratitud nos da sentido
al pasado,
nos da paz al día de hoy y
crea una visión de futuro.

¿Cómo disfrutas tus logros?
¿Cuánto tiempo te tomas para reconocerte a ti mismo entre una meta y otra?
¿Qué espacio dedicas cada día a agradecer, especialmente lo que crees que te corresponde por default?

El momento presente
es el futuro que soñaste ayer
RECONÓCELO.
Ahora estas parado en tu sueño.

En quince días comienza el próximo año del calendario judío. Aprovechemos esta energía para el reconocimiento de cómo ha sido nuestro año hasta aquí, agradecer y disfrutar por todo lo logrado y ponernos a planificar como lo queremos terminar.