#513 Memoria

Un hombre mayor fue a una clínica para hacerse curar una herida que tenía en la mano. Estaba apurado, y mientras se la curaba, el médico le preguntó cuál era el motivo de su urgencia.
El anciano le dijo que tenía que ir a desayunar con su mujer que vivía en una residencia de ancianos. Llevaba algún tiempo en ese lugar y tenía un Alzheimer muy avanzado.
Mientras le acababa de vendar la herida, el doctor le preguntó si ella se preocuparía en caso de que él llegara tarde esa mañana.
—No —respondió—. Ella ya no sabe quién soy.
Hace ya casi cinco años que no me reconoce.
—Entonces —preguntó el médico—, si ya no sabe quién es usted, ¿por qué esa urgencia de estar con ella todas las mañanas tan puntual?
El anciano sonrió y dijo:
—Puede que ella no sepa quién soy yo, pero yo todavía sé muy bien quién es ella.

Perdón, me olvidé. Cuántas veces repetimos esta frase sin darle mas importancia que el significado que habitualmente le damos. Normalmente recordamos u olvidamos temas personales o vinculados con otros sin que esto nos preocupe demasiado.
Pero yo me hago estas preguntas:
Podemos elegir recordar u olvidar?
O necesitamos elegir tener memoria?
Es de fuerza mayor recordar?
Para qué entonces, recordar?
Para qué nos sirve tener memoria?

“Es culpa mía, mía personal,
si el mundo va mal.”
Fiodor Dostoievski

Considero que la memoria está íntimamente relacionada con la identidad y lo muestra claramente el cuento del principio.
Por otra parte la memoria nos ayuda a no cometer los mismos errores o a prepararnos diferente frente a circunstancias parecidas.

Si observamos nuestras fiestas religiosas o nuestras fiestas patrias podemos deducir que el objetivo de ellas es recordar, tener memoria de momentos que pasaron y que “debemos recordar”. Para celebrar algunas veces, pero muchas mas para que no pasen al olvido.

“La vida es muy peligrosa.
No sólo por las personas que hacen mal,
sino por las que se sientan a ver lo que pasa.”
Albert Einstein

Y aquí, entonces, me surge otra pregunta:

Como pueblo , también tenemos que tener memoria?
Para que le sirve a un pueblo tener memoria?
Considero que como pueblo no hemos sido educados en la importancia de mantener la memoria viva y tenemos mucha facilidad para olvidar y nos caemos varias veces con la misma piedra, sin siquiera darnos cuenta.
Vivimos situaciones desde el permiso tácito, porque creemos que no tienen que ver con nosotros y…
Siempre tienen que ver.

Primero se llevaron a los comunistas,
pero a mi no me importó porque yo no lo era; enseguida se llevaron a unos obreros,
pero a mí no me importó porque yo tampoco lo era, después detuvieron a los sindicalistas,
pero a mí no me importó porque yo no soy sindicalista;
luego apresaron a unos curas,
pero como yo no soy religioso, tampoco me importó; ahora me llevan a mí, pero ya es demasiado tarde. Bertolt Brecht, poeta y dramaturgo alemán
(1898-1956)

Dedico esta Newsletter al Instituto Mofet de Israel que me invitó a un Seminario sobre Historia e Identidad Judía donde, de la mano de Michla Shacher, aprendí entre otras cosas la importancia de que un pueblo tenga memoria para poder crecer. Y no pude menos que recordar con amor a mi Argentina y a su pueblo.
A ellos mi gratitud y reconocimiento.

#511 Así se templa el acero

Cuando el prometedor jugador de fútbol Julio Iglesias tuvo un terrible accidente de automóvil pensó que su vida había terminado.
Después de 14 horas de cirugía quedó paralizado. Los médicos pronosticaron que nunca más caminaría
Sin embargo tuvo un extraordinario período de recuperación que duró tres años, durante el cual aprendió a lidiar contra su depresión, ocupándose en sacar algunos acordes de una guitarra que le había regalado el asistente de uno de los médicos.
Dado que no pudo jugar mas al fútbol continuó tocando su guitarra, y se concentró en la música y terminó por convertirse en uno de los cantantes de mayor éxito en el mundo.
¿Puedes ver al final del camino que ese sufrimiento tenía un sentido?

Recuerdo algunas situaciones dramáticas de mi vida y cómo con el tiempo resultaron ser excelentes oportunidades de crecimiento y posibilidad de que aparecieran partes mías, que de no ser por ellas no hubieran aparecido.

Considero que nuestra vida es producto de las experiencias que han ido moldeándonos, convirtiéndonos en lo que hoy somos.
Sostengo que las experiencias malas, incluyendo los errores o las derrotas temporales, son simplemente oportunidades que la vida nos da para mostrarnos un nuevo camino.

“Ninguna persona madura
sin tener una gran crisis en su vida.”

Estamos dispuestos a cambiar o nos quedamos aferrados a lo que ya no puede ser?
Estamos abiertos a lo nuevo o nos quedamos llorando por lo conocido que se terminó?
Podemos ver dentro de la crisis nuestra oportunidad?

Tenemos la paciencia necesaria para encontrar el sentido de las cosas que no nos gustan?
Aprendimos a resurgir dentro de nuestras cenizas como el Ave Fénix?

El enemigo que tiene problemas internos
está maduro para ser conquistado.
Sun Zi. El arte de la guerra

Hacía falta tanta pérdida para que yo me encuentre?
Hacía falta tanto dolor para que yo aparezca?
Hacía falta tanto sufrimiento para que yo surgiera?
Durante muchos años estas preguntas daban vuelta por mi cabeza.
Hoy y ya parada en otro lugar no cambiaría uno solo de esos momentos terribles por la persona en que me convertí.
Hoy me digo: Hizo falta mucho fuego, pero así se templó mi acero.

Lo que parece la peor tragedia de tu vida
Tu y sólo tú eres capaz de transformarla
en lo mejor que podría haberte pasado.
Sólo se trata de que puedas empezar a verlo así
y actues en consecuencia.

#512 Tu tiempo vendrá

Un día, después de mucho intentar, decidí darme por vencido, el cansancio hizo que quisiera renunciar a mi vida y  fui al bosque para tener una última conversación con un sabio que allí vivía.

“¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido en este momento?” Le pregunté
Su respuesta me sorprendió… “Mira a tu alrededor”,
“Ves el helecho y el bambú?”
“Cuando sembré las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien. Les di luz. Les di agua. El helecho  creció rápidamente. Su verde brillante cubría el suelo. Pero nada salía de la semilla de bambú. Sin embargo no renuncié al bambú.
“En el segundo año el helecho creció más brillante y abundante y nuevamente, nada creció de la otra semilla. Pero no renuncié al bambú.”
“En el tercer año, aun nada brotó de la semilla de bambú. “Pero seguí sin renunciar.” me dijo.
“En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú. Y tampoco renuncié.
“Luego en el quinto año un pequeño brote salió de la tierra.

“En comparación con el helecho era aparentemente muy pequeño e insignificante. Pero sólo 6 meses después el bambú creció a más de 100 pies de altura.
Había pasado cinco años de su vida echando raíces.

“Tu tiempo vendrá. Y crecerás muy alto
A todo le llega su momento!”

Cuántas veces estamos a punto de renunciar?
Cuántas creemos que lo que buscamos es imposible? Que no se nos va a dar?
Cuántas veces nos hemos dado por vencidos?
Y todo esto nos acerca o nos aleja de nuestros objetivos?
Entonces qué nos hace renunciar o darnos por vencidos?
La falta de confianza en nosotros mismos?
La falta de confianza en el Universo?
La falta de paciencia?

“Los buenos días te dan felicidad
Los malos: Experiencia

A veces, cuando miro mi vida en retrospectiva pienso en cuantos objetivos creí que eran imposibles y fueron logrados.
Cuantas metas pensé que no estaban en mi destino y fueron conseguidas
Cuantas veces, cansada, pensé en desistir y la próxima acción fue justamente la que me llevó al éxito

¿Cuál es la clave entonces?

La mía es seguir intentándolo hasta el final, no me conformo con menos de lo que quiero y aunque reconozco que algunos objetivos se pusieron realmente difíciles, también reconozco que lo que ayudó a concretarlos fue mi perseverancia y mi paciencia teniendo la suficiente confianza en mi misma en que encontraré la manera y la suficiente confianza en el Universo en que me apoyará.

“No le daría a ninguna de mis creaciones
un reto que no pudiera sobrellevar”
Todo este tiempo que parece que has estado luchando,
realmente has estado echando raíces.”
El Universo

El otro día en una película escuché que la base del budismo  es el sufrimiento y me quedé pensando en la palabra sufrimiento y pensé que quizás ellos llaman sufrimiento a la brecha que me separa de lo que quiero o al aprendizaje que tengo que recorrer hasta lograr mi objetivo o al crecimiento que tiene que ocurrir en mi para que yo pueda tener lo que quiero y lo relacioné con los cinco años del bambú echando raíces.
Será que durante esos cinco años el bambú sufre porque no cree que llegará a ser bambú?
Míralo desde afuera y piensa que si has sembrado una semilla de bambú nunca tendrás duda que lo que crecerá será un bambú.
¿Por qué entonces nos resulta tan difícil, a veces, confiar en que nuestro momento llegará?

Cuando te encuentres en una situación muy difícil y sientas que tienes todo en contra,
y sientas que ya no puedes soportar un minuto más,
nunca te des por vencido,
porque ese es justamente el lugar y el momento
en que cambia la marea.
Og Mandino

#510 Decir la verdad

Cierta vez, un sultán supuso que podía obligar a la gente a decir la verdad. Como a su ciudad se entraba por un puente, hizo colgar un cartel en el mismo, que decía: “Todos serán interrogados. Si dicen la verdad, se les permitirá entrar. Si mienten, serán colgados.”
Cuando, al amanecer del día siguiente, fueron
abiertas las puertas, el capitán de la guardia se apostó allí con un escuadrón de tropas, para examinar a todo el que entrara. Al llegar el
turno del sabio Nasrudín, se le preguntó:
— ¿Adónde va?
— Voy camino a ser colgado —dijo Nasrudín tranquilamente.
— ¡No le creo! — dijo el capitán.
— Muy bien, si he mentido, ¡cuélgueme!
Pero si le cuelgo por haber mentido, habré convertido lo que usted ha dicho en verdadero.
— Así es. Ahora vaya y dígale a su sultán que la verdad depende de cómo se mire.

Nunca podré olvidar una de las primeras lecciones de coaching que cambió mi vida. Resulta que en un curso , yo había sido acusada falsamente de haber compartido unos videos que pertenecían al grupo y yo lo único que había hecho fue llevarlos a casa para verlos mas tranquila. Lo cual estaba permitido. Muy tranquila fui hacia el profesor y le dije: Ellos mintieron y casi sin inmutarse él  contesto: ¿Que crees que ellos me dirían si les pregunto? Que la que estoy mintiendo soy yo.

¿Qué te muestra eso, entonces? me preguntó.

Que ellos tienen un punto de vista sobre lo ocurrido y yo otro contesté.

“Saber que se sabe lo que se sabe
y que no se sabe lo que no se sabe;
he aquí el verdadero saber.”
Confucio

En ese momento entendí un concepto muy importante en la comunicación y en las relaciones: Que una cosa eran los hechos ocurridos y otra muy distinta la interpretación que los diferentes seres humanos tenemos sobre los mismos.
Y lo mas duro de entender fue que por lo general no discutimos sobre los hechos sino sobre las interpretaciones personales que tenemos.

Entonces qué era mentir?

El hecho era que yo había llevado los videos.

la interpretación era que yo los había compartido con personas ajenas al grupo mientras los veía en mi casa.
Y en ese momento cambié la interpretación que tenía sobre esa situación.

A partir de ese momento sostengo que mentir ( cuando estamos hablando de un juicio) es ver las cosas de una manera especial y defender esa mirada como si fuera cierta sin tener en cuenta que la contraparte puede estar viendo lo mismo justamente de la manera contraria.

Te digo que así son las cosas.
Te digo que no es así.

Próximo cuadro:
Tenemos una pelea con alguien que queremos
y nos dejamos de hablar por un tiempo

Cualquier parecido con tu realidad
es pura coincidencia.

Cada vez que discutamos por tener razón
Perdemos un pedacito de esa relación.

¿Estás seguro que vale la pena?

El otro día conversando con mi hijo recordábamos una situación controvertida ocurrida en el pasado entre dos personas y él defendía la postura de una de las partes y recordando la circunstancia comentada en el párrafo anterior , le conté esta anécdota y le dije que nosotros no habíamos estado allí y desconocíamos los hechos, y que si tuviéramos la oportunidad de escuchar las dos campanas cada uno tendría una explicación tranquilizante que lo dejaría sin culpa frente a lo sucedido. Por lo tanto nosotros no podíamos saber qué pasó y defender a uno u a otro.

¿Quién dice la verdad? ¿Quién miente?

Seguramente cada uno tiene una cuota de verdad y vive como verdadero lo que piensa ya que eso lo exime de la culpa y le permite sentirse inocente.

–Perdón, ¿ésta es la tienda de la verdad?
–Sí, señor, ¿Qué tipo de verdad está buscando?: Verdad parcial, verdad relativa, verdad completa…?
–Verdad completa –contesté sin dudarlo.
¿Está seguro que está preparado para conocerla?

#509 Normativas

Postulamos que:
Una vida sin normas es un  infierno.
La información sin normas es impotencia.
El poder sin  normas es dictadura.
Las relaciones sin normas es codependencia.
El conocimiento sin  normas puede ser peligroso.
El compromiso sin normas nos lleva a la falta de confianza.
La salud sin normas es imposible.
El aprendizaje sin normas es incoherencia.
La ambición sin normas es corrupción.
Un mundo sin normas es un caos.
Tener normas y no usarlas es  un desperdicio.

Considero que muchas veces confundimos a la normativa con falta de libertad sin darnos cuenta que otra forma de verla es asociarla con tener libertad.
Veamos de qué estamos hablando.
Cualquier software de computación al igual que un GPS es una suma de directrices que tienen por objetivo conducirnos a un resultado.
¿Te parece que tendríamos la libertad de hacer nuestro trabajo si no tuviéramos el software adecuado?
¿Consideras que tendrías la libertad de llegar a tu destino si el GPS no tuviera una normativa establecida para comunicarse?

No se puede jugar al béisbol
con zapatos de béisbol, pelota de béisbol, bate de béisbol
en una cancha de futbol.

Cuando los integrantes  de un grupo comparten la normativa, aumenta el nivel de confianza del mismo, pues disminuye el nivel de los comportamientos posibles.
Sabemos lo que podemos esperar de cada uno.
La normativa de alguna manera nos marca el camino por donde podemos caminar en libertad, permitiendo utilizar toda nuestra creatividad y talentos dentro del mismo.

Imagina los resultados de un equipo de trabajo
donde cada uno juega el juego que quiere,
a la hora que quiere,
y de la manera que quiere.

¿Cómo es tu relación con las normas?
¿Entiendes la diferencia entre seguir una normativa y tener la libertad de usar tu creatividad dentro de ella?
¿Te gusta transgredir la normativa?
¿Cómo lo haces?
¿Qué buscas cuando lo haces?
¿Qué resultados obtienes?
¿Estás contento con esos resultados o sientes que muchas veces pierdes tiempo y energía en causas sin sentido?
¿Cómo puedes ser mas efectivo?

Postulamos que:
Una vida con normas es organización.
La Información con normas es poder.
El Poder con normas es servicio.
Las relaciones con normas es interdependencia.
El conocimiento con normas es seguridad.
El compromiso con normas es cumplimento.
El aprendizaje con normas es educación.
La ambición con normas es un objetivo logrado.
Un mundo con normas es pacífico.
Tener normas y usarlas te lidera al éxito.

#508 Si no fuera por…

Imagina que estás sentado en tu sillón favorito. Te sientes fabulosamente cómodo. Te das cuenta que tu cabeza está apoyada perfectamente, tu espalda encaja muy bien con el respaldo. Tu cuerpo se adapta de una manera increíble a la forma del sillón. Tus piernas y tus pies tienen su apoyo en la altura justa. Tus brazos y tus manos descansan sostenidos en los apoyabrazos.
Escuchas una música bajita de fondo. Te conectas con tu respiración y te sientes vivo, cómodo y relajado. Tu mente empieza a fantasear reconociendo la maravilla del momento y piensas: Esto es el Paraíso!!
Qué maravilla! Me siento Feliz!!!
¿Qué pensamientos serían capaces de sacarte de ese paraíso?
Quizás si tuviera un almohandocito estaría mas cómodo!!
Quizás si tuviera una frazadita mes sentiría mas abrigadito!!
Si no fuera porque mi pareja no está sentada conmigo, este momento sería ideal.
Si no fuera por….
Y en un instante del Paraíso te mudaste al Infierno, sin darte cuenta.

¿Que fue lo que te llevó del Paraíso al Infierno en un momento?
Tus pensamientos de que algo falta, de que la situación no es perfecta, ni está completa.
Sostengo que cada vez que nos conectamos con la incompletud de los momentos, comienza nuestra preocupación para ver como llenamos, lo que ya está lleno.
¿Qué es lo que nos impide reconocer la “perfección” del ahora?
Pensamientos que nos dicen que el ahora podría ser mejor.
Y no dudo que si por la magia de la vida en ese exacto momento apareciera lo que te está faltando, seguramente habría algo mas con lo que te conectarías y nuevamente: Bienvenido al Infierno!!

La Felicidad
son solo momentos
de “perfección”

Sólo tu puedes elegir que pensar en tu mente.
¿Te has dado cuenta que nada ni nadie puede influir en ella, si tu no lo dejas?
Desde la mirada ontológica sostenemos que los pensamientos por medio del lenguaje crean nuestra realidad.
¿Entonces para qué pensamos pensamientos que nos sacan del “Paraíso”?
Considero que esto sucede en automático y es transparente para la mayoría de las personas. No nos damos cuenta porque no estamos prestando atención. Simplemente ocurre.

Muchos hay que no conocen su debilidad
pero otros tantos que no conocen su fuerza.

¿Por lo que estar al acecho de nuestros pensamientos podría ser una salida?
¿Darnos cuenta y elegir podría ser otra?
Pienso que sí y también creo que compartir esta filosofía. Porque podría ser que te dieras cuenta, y por diversos motivos no quisieras moverte de esa postura.
¿Qué haces mas importante que sentirte feliz, “perfecto” y completo?
¿Sentirte víctima, llamar la atención, instalarte en la queja permanente, despertar conmiseración….?
Pienso que muchas personas sienten demasiado placer en estos ámbitos como para elegir moverse de esos escenarios.
Considero que para encontrar la “perfección” de los momentos necesitamos vivir nuestra vida desde una posición de responsabilidad, haciéndonos cargo no solamente de nuestras acciones, sino también de nuestros pensamientos
A partir de conocer esta “teoría”: ¿Qué pensamientos vas a elegir pensar?

Simplemente por curiosidad
¿Cuál fue la última vez que te miraste al espejo y pensaste de vos mismo
Maravilloso!!!
Grandioso!!!
Hermoso!!!
Esto cuenta!!!
Mickey Doodley

#504 Arriesgar

¿Qué harías hoy
si supieras que no vas a fracasar?
¿Qué harías hoy
si fueras 10 veces mas valiente de lo que juzgas ser, en cada uno de los ámbitos de tu vida?
¿Qué harías hoy si no tuvieras miedo?
¿Qué harías hoy si supieras que no hay mañana?

Creo que esta será la newsletter mas corta que voy a escribir pero no por eso la menos poderosa.
Cada una de estas preguntas nos conectan con la finitud de la vida, con la manera como nuestra emocionalidad, muchas veces nos frena, y con el tiempo presente.

Recoged las rosas mientras podáis
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana ya no resplandecerá…
Walt Whitman

El futuro nos tortura
y el pasado nos encadena.
He ahí por qué se nos escapa el presente.
Gustave Flaubert

Podría decirte que estas preguntas guían mi vida. Cada mañana al levantarme me las hago y su respuesta me dice hacia donde dirigir mis pasos.
Frente a una duda las pienso y ella desaparece.
Querido lector te invito a que las tengas presente en cada uno de los ámbitos de tu vida y que te hagas a ti mismo cada una de estas preguntas y ojala que ellas te inspiren y te motiven como lo hacen conmigo, dejando de lado mis limitaciones y conectándome con todo mi potencial.

Reír es correr el riesgo de parecer tonto.
Llorar es correr el riesgo de parecer sentimental.
Abrirse a los demás
es correr el riesgo de involucrarse.
Expresar los sentimientos
es correr el riesgo de ser rechazado.
Hablar de nuestros sueños frente a una multitud
es correr el riesgo al ridículo.
Amar es correr el riesgo a no ser amado.
Enfrentar cara a cara fuerzas abrumadoras
es correr el riesgo al fracaso.
Pero el riesgo mas grande en la vida es
no arriesgar nada.
La persona que no aprende a correr riegos
no tiene nada, no hace nada, no es nada.
Puede evitar sufrimientos y miedos,
pero le cuesta aprender , sentir, crecer y amar.
Creo que solamente la persona que arriesga
se libera de las presiones que la frenan
y se siente libre.

#505 Marketing personal

Necesitaba un jardinero para mi casa de fin de semana. Llamé a una agencia y me sorprendí cuando me mandaron un muchacho de quince años. Le expliqué lo que necesitaba de él y lo dejé trabajando. Al finalizar la jornada me sorprendió la calidad de su trabajo. Al retirarse me pidió en forma muy educada usar el teléfono. Accedí, pero mi curiosidad hizo que escuchara lo que él decía.
¿Necesita un jardinero, señora?
– Pero además de podar, también tiro la basura.
– Limpio y lubrico todas las herramientas después del servicio, dijo el muchacho.
– Programo el mantenimiento lo más rápido posible.
– Mi precio es de los mejores.
Bueno , está bien, otra vez será.
Cuando el muchacho colgó, le pregunté ¿no conseguiste ese trabajo? Y el me contestó:
No, yo soy el jardinero de esa señora.
Solamente estba chequeando que ella esté satisfecha con mis servicios.

¿Acaso siempre chequeamos nuestros servicios?
¿Es que nos damos cuenta que sea cual fuere nuestra actividad le tenemos que poner un poco de Marketing Personal?
¿Qué entendemos por esto?

Y aquí quiero hacer una diferencia entre lo que comúnmente se entiende por esta disciplina y lo que yo comprendo por ella.
Desde mi punto de vista tiene que ver con como me ofrezco y como me vendo a mi misma.
Y aquí entramos en un territorio peligroso ya que muchos profesionales creen que si le ponen marketing Personal a su profesión esto les quita seriedad.

El secreto de mi éxito
está en pagar como si fuera pródigo.
y venderme como si estuviera en quiebra.
Henry Ford

El otro día le preguntaba a un médico clínico, que tiene su consultorio lleno de gente, por qué no mandaba un mail a sus pacientes recordándoles los estudios que necesitaban hacerse regularmente, ya que considero que dada la vida agitada que muchos llevamos algunos olvidan sus análisis periódicos y esto serviría como prevención de enfermedades. Y lo que este medico me dijo es que si mandaba ese mail la gente pensaría que no es un buen médico y como le faltan pacientes  recurre a esa opción.
Y yo le mostré que esa es una forma de pensar que no lo pone en un lugar diferencial de servicio respecto de su competencia.
En Estados Unidos los médicos mandan periódicamente a sus pacientes un recordatorio de sus análisis y los odontólogos recuerdan hacer el chequeo anual y esto es muy bien visto por sus pacientes, que siente que su medico se acuerda y los tiene presente. Se sienten importantes con esta práctica.

Sé suficiente sabio para reconocer tus errores.
Suficientemente humilde
para reconocer tu grandeza,
y suficientemente inteligente como mostrarla.

Aunque nos vaya bien ¿no nos podría ir mejor?
¿Para qué pensamos que saber vendernos tiene que ver con que nos vaya mal?
¿Por qué algunos profesionales asocian el perder su credibilidad si hacen publicidad o se muestran por medio de marketing.
Considero que el mundo es una gran vidriera y para entrar necesitamos ver que se está ofreciendo con creatividad.

Nadie aplaude la flauta
después de un concierto.
Sólo aplauden al flautista.
Aplaude, reconoce y muestra al flautista de tu vida.

#506 Estar en pareja

Nos hicieron creer que el “gran amor” sólo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años.
Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad.
No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de contemplar lo que nos falta.
Nos hicieron creer en una fórmula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, actuando igual… que era eso lo que funcionaba.
No nos contaron que eso tenía nombre -“anulación”.
Que sólo siendo individuos con personalidad propia, podremos tener una relación saludable.
Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio y que los deseos fuera de término deben ser reprimidos.
Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados.
Nos hicieron creer que solo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad.
No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas.
Ah, tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto, que cada uno lo tendría que descubrir solito.
Y ahí, cuando estés muy “enamorado de vos, vas a poder ser mas feliz y te vas a enamorar de alguien”.
Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor…
Aunque la violencia, se practica a plena luz del día.
John Lennon

Estar en pareja parece ser en este momento como uno de los grandes temas que trabajamos desde el Life Coaching .
Muchos quieren estar en pareja y parece que no pueden.
¿Por qué?
Escucho un sin fin de explicaciones, razones, circunstancias y excusas. El hecho es que permanecen sin ella.
Y si cambiáramos la pregunta por: ¿Para qué?
¿Que tenemos que aprender en este estado?
¿Para qué permanecemos sin ella?
Desde mi mirada aun no estamos preparados.
Cuando pregunto: ¿Qué es una pareja para vos? Interpreto por lo general, alguien que viene a completarme y entonces entiendo porque permanecemos solos.

A menos que primero te llenes de ti mismo
no tendrás mucho
para compartir con los demás.

Para hacer cosas que no puedo solo, para sentirme acompañado, para darme identidad….
¿Quién soy yo sin el otro?
Somos mamás, papás, somos profesionales, y generalmente exitosos pero el ámbito de las relaciones se escapa de nuestro control. ¿Será, quizás, porque en este ámbito no tenemos mucho para controlar?
Desde nuestra necesidad atraemos mas necesidad. Desde  el pensamiento de lo que nos falta atraemos mas falta.
Los Coaches no sabemos como son las cosas pero sabemos hacer preguntas.
¿Entonces cuál es el camino?
¿Que necesitamos aprender?
¿Qué estamos evitando?
¿Qué experiencia estamos buscando vivir cuando queremos estar en pareja?
Yo por lo general escucho la felicidad.

Se tu mejor amigo y se tu pareja perfecta.
Vela por tu felicidad.
Cuando el otro no te completa
atraes a quien necesitas.

Ser felices no puede depender de otro, sino le damos mucho poder. Cuando viene nos trae la felicidad y cuando se va se la lleva.
Nosotros entendemos que la felicidad  es un camino que elegimos transitar a cada momento, con lo que hay, con lo que podemos y enfocándonos en todo eso desde una mirada apreciativa.
Considero que aprender a ser felices de esta manera es una maestría que nos genera independencia emocional. Podemos ser felices tengamos o no pareja.
Iniciamos relaciones pensando en lo que nos pueden dar, en lugar de qué les podemos aportar.
El objetivo de una relación es decidir qué parte de ti mismo quieres ver REVELADA.
Pienso que es el hecho de centrarte en el otro es lo que hace que muchas relaciones fracasen.
Considero que la persona que más puede amar a otro es la persona que está más centrada en SÍ MISMA y ha desarrollado quien puede ser para el otro.

Trátate con amor ,
reconoce tus cualidades y valórate y
atraerás personas que te amarán
y respetarán.

Y cuando logramos aprender esto la pareja aparece como por arte de magia.
Cuando aprendo a estar bien conmigo mismo. Cuando construyo esa relación que llamamos “pareja interna”. Cuando me siento completo, cuando considero que no me falta nada. Cuando me siento bien, me pongo muy “atractiva” y atraigo todo lo que de otra manera no llega.
Necesitamos revisar también nuestras creencias sobre el sexo opuesto y sobre “estar en pareja” ya que muchas veces vivimos esas creencias negativas como si fueran hechos ciertos y mientras muchas personas se quejan por la ausencia, hay un mundo que si lo logra.
¿Vos de que lado elegís estar?
¿Cuándo vas a empezar a hacer todo eso que postergas para ese momento en que llegue tu pareja?
¿Cuándo te vas a dar los gustos?
¿Qué vas a hacer para sentirte completo?
¿Cuándo vas a elegir ponerte en pareja con vos mismo primero?

Cuando no estás a gusto contigo mismo bloqueas todo el amor
y el bien que el Universo te tiene reservado.

#507 Metas altas

Un maestro quería enseñarles una lección especial a sus alumnos, y para ello les dio la oportunidad de escoger entre tres exámenes: uno de cincuenta preguntas, uno de cuarenta y uno de treinta. A los que escogieron el de treinta les puso una “C”, sin importar que hubieran contestado correctamente todas las preguntas. A los que escogieron el de cuarenta les puso una “B”, aun cuando más de la mitad de las respuestas estuviera mal. Y a los que escogieron el de cincuenta les puso una “A”, aunque se hubieran equivocado en casi todas.

Como los estudiantes no entendían nada, el maestro les explicó: “Queridos alumnos: permítanme decirles que yo no me había propuesto comprobar sus conocimientos, sino su capacidad de apuntar alto”.

¿Que tamaño de metas elegís para vos o para tu equipo al momento de diseñarlas?
¿Qué pensamientos aparecen, si consideras que no son lo suficientemente grandes?
¿Qué es lo que te lleva a no desafiarte un poco mas?
¿Qué temores aparecen?
¿Qué es lo que te dices frente a la posibilidad de grandes cambios o grandes desafíos?
Tu conversación interna crea tu realidad y si ella tiene miedo al fracaso o a sentirse frustrado es posibles que te invite a tener metas mas pequeñas de las que podrías ponerte si no tuvieras esa conversación de miedos.

Los miedos y los obstáculos son aquellas cosas que nos asustan cuando corremos nuestra mirada
de nuestra meta.

Cuando trabajo con mis clientes respecto de este tema es bastante común escuchar que prefieren ponerse metas mas chicas y triunfar que proponerse cosas que no están seguros, si las van a poder lograr. Por ejemplo en este tiempo de recesión global es bastante común ver a los equipos pocos desafiados por sus gerentes ya que como no quieren que se desanimen les ponen metas bajas considerando la situación y lo que no pueden ver es que sin desafío no hay crecimiento ni motivación.

La vejez empieza
cuando empezamos a achicar nuestras metas
Albert Dunning

Si te pones una meta alta y no la alcanzas considero que es un buen momento para hacerte preguntas y aprender y las respuestas te darán la motivación que necesitas para seguir adelante.
¿Qué aprendizajes puedo extraer de esta experiencia?
¿En qué me equivoqué?
¿De qué me di cuenta?
¿Cuál es la oportunidad que se me abre frente a este resultado?
¿Qué otras cosas podría haber hecho para obtener otros resultados?
¿Qué acciones recurrentes o prácticas me hubieran hecho falta, que no hice?
¿ En qué áreas de mi crecimiento personal me desafía esta experiencia?

Cuando te pongas una meta difícil
o creas que tienes un sueño imposible,
recuerda que el éxito es sólo la recompensa,
pues lo que realmente es importante
para el ser humano, es la experiencia.