#243 Sobreprotección

El maestro zen le encargó al discípulo que cuidara del campo de arroz.
El primer año, el discípulo vigiló que nunca faltase el agua necesaria.
El arroz creció fuerte y la cosecha fue buena.
El segundo año, el discípulo tuvo la idea de añadir un poco de fertilizante.
El arroz creció fuerte y la cosecha fue buena.
El tercer año, puso más fertilizante. La cosecha fue aún mayor, pero el arroz nació pequeño y sin brillo.
Si sigues aumentando la cantidad de abono, la cosecha del año que viene
no tendrá ningún valor, dijo el maestro.
“Fortaleces a alguien cuando lo ayudas un poco. Pero si le ayudas demasiado, lo debilitas”.

El ser humano es por naturaleza protector, nos encanta ayudar!!
Lo que a veces nos resulta difícil, es darnos cuenta hasta donde llegar con nuestra ayuda.
Y al no conocer el límite muchas veces en lugar de ayudar, colaboramos para que el otro no aprenda.
Reconozco que necesitamos de muchas agallas para crear contextos de aprendizaje donde al otro le este permitido equivocarse; y entender ese error o fallo como un área de oportunidad o un espacio de aprendizaje.
Sólo si permitimos al otro equivocarse, es que también le permitimos aprender.

“Si quieres que coma un día
regálale un pescado.
Ahora que si quieres que coma toda la vida,
enséñale a pescar.

Este es un dicho muy popular, sin embargo, vemos a cada momento lo mucho que nos cuesta delegar, la manera en que no favorecemos el aprendizaje de nuestra gente con actitudes paternalistas y la convicción que, desde esos comportamientos estamos favoreciendo a nuestros colaboradores.
¿Qué hay de dar un paso al costado y permitirle al otro que lo haga por nosotros, que aprenda y crezca?
Lo ayudo, le doy y le facilito tanto el camino y después me digo que le queda grande el puesto.

“Ayuda a tus semejantes a levantar su carga,
pero no te consideres obligado a llevársela.”
Pitágoras

A veces pensamos que hacer por el otro es mejor que enseñarle a hacer. Al menos nos resulta mas fácil, sin darnos cuenta que no es, a la larga, lo mas conveniente.
A veces tomamos decisiones por el otro porque queremos evitarles problemas y no nos damos cuenta que, en el hacerlo, lo estamos  desvalorizando.
A veces no pedimos lo que necesitamos, en nuestra creencia de que lo podemos poner en un compromiso como si el otro no pudiera decir que no.

El don mas grande que podemos tener con el prójimo
no es el de compartir con el nuestra riqueza,
sino asistirlo a construir la suya.
Benjamín Disraeli

Es interesante que puedas observarte en:
¿Te anticipas haciendo por otro lo que nadie te pidió?
¿Piensas qué puedes hacer, para aliviarle el trabajo a los demás?
¿Te parece que a vos te resulta mas fácil hacer algo, que enseñarle a otro a que lo haga?
¿Te parece que no te van a entender, si lo explicas?
¿Ves con buenos ojos el error del otro y entiendes que es una posibilidad de aprendizaje que tu permites.
¿Piensas frecuentemente que el otro no va a poder hacer algo?
¿Te parece que a vos las cosas te resultan mas fáciles que a los demás?

Es mucho más fácil hacer el bien que ser bueno.
B.C. FORBES

Todas las cosas son difíciles antes de ser fáciles.
THOMAS FULLER.

Es más fácil ser sabio en nombre de los demás
que serlo por nosotros mismos.
LA ROCHEFOURCAULD

#245 Contextos de obviedad

Instrucciones auténticas que aparecen en las etiquetas de algunos productos de consumo.
1.- En un secador de pelo de Sears: NO USAR MIENTRAS SE DUERME.
2.- En una caja de jabón Diab :UTILIZAR COMO JABÓN NORMAL.
3.- En algunas comidas congeladas Swan : “SUGERENCIA PARA SERVIR:
DESCONGELAR PRIMERO”
4.- En la caja de la gorra para la ducha de un hotel: VALE PARA UNA CABEZA.
5.- En el postre Tiramisú de la marca Tesco impreso en la parte de abajo de la
caja: NO VOLTEAR EL ENVASE
6.- En el pudding de Mark & Spencer: ATENCIÓN: EL PRODUCTO ESTARÁ
CALIENTE DESPUÉS DE CALENTARLO
7.- En la caja de la plancha Rowenta: NO PLANCHAR LA ROPA SOBRE EL
CUERPO.
8.- En el remedio contra el catarro para niños Boot: NO CONDUZCA
AUTOMÓVILES NI MANEJE MAQUINARIA PESADA DESPUÉS DE USAR ESTE
MEDICAMENTO
9.- En las pastillas para dormir Nytol: ADVERTENCIA: PUEDE PRODUCIR
SOMNOLENCIA
10.- En un cuchillo de cocina coreano: IMPORTANTE: MANTENER FUERA
DEL ALCANCE DE LOS NIÑOS Y LAS MASCOTAS.
11.- En una tira de luces de Navidad fabricadas en China: SOLO PARA USAR
EN EL INTERIOR O EN EL EXTERIOR.
12.- En la lata de maníes Sainsbury: AVISO: CONTIENE MANÍES.
13.- En un paquete de frutas secas de American Airlines: INSTRUCCIONES: ABRIR EL PAQUETE PARA COMER.

Quizás todo esto parezca un chiste pero a mi me hizo pensar en la problemática que tenemos los seres humanos en la comunicación cuando damos por obvio tantas cosas y no somos lo suficientemente explícitos con los demás y como en la cultura que vivimos no queda bien preguntar lo mas probable es que el otro entiende lo que entiende y a partir de ahí avanza con lo entendido, que por lo general suele ser bien distinto de lo que nosotros quisimos decir. Y a partir de ese punto empiezan las explicaciones:

Lo que yo quise decir….
Lo que yo entendí…
Creí que me estabas diciendo…
Interpreté otra cosa…

“Aprendemos a usar las palabras
de una manera determinada,
porque pertenecemos a una cultura,
una forma de vida
y una forma práctica de hacer las cosas.”

Como Coach, a veces, mi trabajo consiste solamente en observar conversaciones y distinguir aquellos espacios que pueden llevar a mi cliente a comunicarse mejor. Y sin lugar a dudas podría decirte que los máximos galardones se los llevan la escucha y la cantidad de veces que nos comunicamos pensando que compartimos códigos, porque trabajamos en la misma empresa o quizás porque tenemos la misma profesión y nuestro error consiste en no darnos cuenta que el contexto de obviedad compartido que supones que existe, ni es tan obvio ni es tan compartido en las relaciones.

“El desarrollo del lenguaje
ha sido como el descubrimiento del fuego…
una increíble fuerza primordial.
A través del lenguaje creamos el mundo.
En otros términos,
no describimos el mundo que vemos,
vemos el mundo que describimos.”
Joseph Jaworsky

La pregunta del millón seria: De que estamos hablando cuando hablamos de….?
Por ejemplo observo que en el contexto de obviedad , en una organización suelen estár los valores de la misma. Por ejemplo:
De qué estamos hablando cuando hablamos de COMPROMISO?
De qué estamos hablando cuando hablamos de TRABAJO EN EQUIPO?
De qué estamos hablando cuando hablamos de CONFIANZA?
De qué estamos hablando cuando hablamos de HACER IMPORTANTE A LA PERSONA?
De qué estamos hablando cuando hablamos de COMPARTIR VALORES ORGANIZACIONALES?

El significado del mundo
es solo el modo en que se usan las palabras
en un juego del lenguaje en particular.

Frente a esas palabras:
Nos detenemos a averiguar si el otro entiende lo mismo por ellas que nosotros?
Chequeamos si compartimos la misma interpretación? Y de no compartirla averiguamos cuál es la interpretación del otro?
Consideramos que el punto de vista que sostenemos es el único o le damos espacio al otro a pensar y hacer diferente, legitimándolo de la misma manera?
Tememos interrumpir al otro, mientras habla, para chequear si compartimos la misma acepción del termino que  utiliza?
Qué hacemos cuando nos damos cuenta que no compartimos la misma interpretación pero preferimos no mostrar la nuestra pensando en la posibilidad de que la diferencia pueda causar un conflicto?
Que nos pasa cuando el otro nos pregunta acerca de algo que nosotros damos por obvio que debería entender?
Nos tomamos el suficiente tiempo para chequear lo que escuchamos?
Comprobamos lo que el otro comprendió a partir de lo dicho por nosotros?

Cuando quieras conocer el significado de una palabra,
no mires solo dentro tuyo,
mira los usos de la misma en nuestro modo de vida
y reconoce que cada uno puede interpretar
cosas diferentes frente a ella.

#246 Elogio de la carcajada

Esta es la historia de tres místicos hindúes. Nadie conocía sus nombres.
Se los conocía sólo como Los Tres Santos Reidores, porque nunca hacían
ninguna otra cosa que reir, solamente reían. Solían ir de una ciudad a otra, pararse en el mercado y echarse una buena carcajada visceral.
Era contagioso, no bien ellos empezaban todo el mercado comenzaba a reír… Durante unos pocos segundos un nuevo mundo se abría.
Viajaban por toda India sólo ayudando a que la gente se riera. Gente triste, gente enojada, gente codiciosa, gente celosa: todos se reian con ellos.
Sucedió entonces, que falleció uno de los tres. Los pobladores dijeron:
Ahora habrá problemas. Su amigo ha muerto y deben llorarlo – pero los
Otros dos estaban bailando, riendo y celebrando la muerte.
La gente del pueblo dijo: Esto es demasiado. Estos no son modales. Cuando muere un hombre es profano reír y bailar. Entonces, los dos hombres dijeron:
Nos reímos con él toda la vida ¿cómo podríamos despedirlo de otra manera? Debemos reír, debemos disfrutar, debemos celebrar.
Esta es la única despedida posible para un hombre que ha reído toda su vida. Y si no reímos, él se reirá de nosotros y pensará: ¡Tontos! ¿Cómo puede morir la risa, cómo puede morir la vida?
Y llegó el momento en que debían incinerar el cuerpo y la gente del pueblo dijo:
Lo bañaremos como lo prescribe el ritual. Pero sus dos amigos dijeron:
No, nuestro amigo ha pedido que no hagamos ningún ritual y no cambiemos
sus ropa ni lo bañemos.
Sólo ha pedido que lo pongamos tal como está en la pira crematoria; por lo tanto, seguiremos sus instrucciones.
Y así hicieron cuando, de pronto, sucedió algo muy especial.
El cuerpo fue colocado sobre la pira, y cuando comenzó a quemarse se prendieron múltiples fuegos artificiales que este anciano había escondido entre sus ropas para que su despedida despertara sonrisas y asombro y el pueblo entero lo recordara con alegría y humor símbolo de lo que había sido su vida.

Mi padre estaba festejando su cumpleaños en un restaurante, yo compartía mi mesa con unos amigos muy queridos, con quien habíamos hecho un curso sobre risoterapia. En dicho curso aprendimos a reírnos a viva voz y a carcajear de una manera que llamaba bastante la atención. Estábamos muy contentos ya que mi padre había salido airoso de una enfermedad y estábamos festejando sus noventa años, por eso cada oportunidad que teníamos de sacarnos una foto aprovechábamos para reírnos con toda la fuerza que podíamos y lo hacíamos como brindando por su salud hasta que una invitada se acercó a mi tímidamente, mientras comíamos y me preguntó: ¿la máquina de fotos que están usando tiene grabador? le contesté que no.
Fue ahí que me dijo: ¿Entonces para que se ríen?
Fue ahí que me di cuenta que desde su paradigma la risa porque si no tenía sentido.
¿Qué sentido tiene para vos reírse simplemente para festejar la vida o para mostrarle al mundo que estas contento?
¿Qué espacio hay para la risa en tu vida?
¿Te gusta encontrar motivos para reírte a carcajadas?
¿Preferis reírte a tu manera o haces mas importante lo que el otro va a pensar de vos, a partir de tu manera especial de reírte?

Comienza tu dia sonriendo
y verás lo divertido
que es ir por  ahí
desentonando con todo el mundo.
Mafalda

¿Sabías que el buen humor no le resta seriedad a tu trabajo?
¿Sabías que la creación de contextos de buen humor aumenta mas de un cincuenta por ciento el rendimiento de los equipos de trabajo en las organizaciones?
¿Sabías que la posibilidad de reírse mejora la actitud de los empleados hacia la empresa?
¿Sabías que en un ambiente donde está permitido reírse a carcajadas propicia la creación y la innovación?
¿Sabías que la motivación de los empleados aumenta si creamos un clima distendido y divertido?

No hay día mas perdido
que aquel en el que no hemos sonreído
Charles Chaplin

La Gestión de la Sonrisa es un posicionamiento filosófico en la Administración  de Empresas que considera al trabajo como un placer y no como un sufrimiento
Nosotros interpretamos que el mundo emocional es el que nos predispone a la acción.
Por eso una forma de anclar el buen humor es por medio de emociones positivas.
El optimismo, la felicidad, la alegría y el entusiasmo nos predisponen a mirar la vida con una actitud diferente y nos ayuda a tomar distancia de los problemas triviales.
Cuando nos reímos nuestro cerebro segrega una hormona llamada endorfina que actúa como un poderoso energizante y euforizante haciéndonos sentir muy bien.

No nos tomemos la vida demasiado en serio
Ya que no saldremos vivos de ella
Hubbard

Las endorfinas reducen la presión sanguínea, estabilizan el sueño, disminuyen la ansiedad y el stress, rejuvenecen, bajan el colesterol, refuerzan el sistema inmunitario y disminuyen tensiones y la sensación de depresión.
¿Qué podrías hacer hoy para reírte un poco mas?
¿Qué podrías hacer hoy para divertirte mas en tu trabajo?
¿Qué podrías hacer hoy para favorecer la creación de contextos de buen humor en tu vida?
¿Cómo podrías agregar felicidad a tus años?
Pensá que estamos en el umbral de un año nuevo. Aparte de Salud , Dinero y Amor¿No te gustaría agregarle un poquito de BUEN HUMOR, SONRISAS Y CARCAJADAS?

Si quieres ser feliz por una hora: salí de compras con dinero
Si quieres ser feliz por un día: pasa un día en el campo
Si quieres ser feliz  por una semana: tomate unas vacaciones en un hotel all inclusive
Si quieres ser feliz por un mes: casate
Si quieres ser feliz por un año: heredá una fortuna
Si quieres ser feliz toda la vida: Aprende a amar lo que haces

#247 Reciclándonos

Cuando te encuentres en una situación difícil, con todo en tu contra,
y sientas que ya no puedes soportar un minuto más,
nunca te des por vencido,
porque ese será justamente el lugar y el momento en que cambia la marea.
OG MANDINO
Un mar tranquilo nunca permite al marinero mostrar su valor
ni desarrollar sus habilidades.
Es el instrumental del velero,
no el soplido del vendaval lo que determina el curso de tu navío.
RANDY DAVIS
Un barco está siempre más seguro en el puerto,
pero no es para eso que fue construido,
y es navegando, donde mas lo puedes disfrutar.
No podremos controlar el viento,
pero sí podemos orientar las velas.

¿Has observado que la gente se muestra diferente últimamente?
Desde mi mirada es como si estuviera sacada, nerviosa, agresiva… o como si no pudiera encontrar ese orden interior perdido vaya a saber donde.
Nos mostramos un poco alterados, a veces, y desde mi punto de vista esto tiene que ver con haber perdido esa armonía interna o no sentirnos en paz con nosotros mismos. O dicho de otra manera con habernos perdido de nosotros mismos.
Es como si viviéramos con miedo.
¿Miedo a qué podríamos preguntar? Y lo triste, para mí, es pensar que a lo que mas le tenemos miedo es a vivir. Como si vivir se presentara como una amenaza para nuestras vidas, cuando muchos consideramos que es justo lo contrario: La vida es nuestra oportunidad.
A esta altura cabría preguntarnos ¿que fue lo que nos llevó a perdernos?

La maravillosa riqueza de la experiencia humana,
perdería parte de su alegría gratificante
si no existieran limitaciones que superar.
HELLEN KELLER

Entonces mi invitación es a que pares un minuto con lo que estas haciendo y te observes y desde tu máxima honestidad te veas a vos mismo y sientas si esa persona que estas siendo es la persona que quieres ser y es la persona que te completa.
Y si no es así empecemos juntos un trabajo muy apropiado para esta época del año. Llamo a este trabajo RECICLADO, ya que considero que en este perdernos de nosotros mismos no todo esta perdido. NOS PODEMOS VOLVER A ENCONTRAR.
¿Que entendemos por reciclar? Considero que es el proceso mediante el cual separamos la materia prima de algo que, como está, ya no nos sirve, para transformarlo en algo utilizable nuevamente, y en este caso sería el proceso por medio del cual podemos volver a encontrarnos con nuestro máximo potencial y toda nuestra grandeza.
Mi invitación, entonces para prepararnos para este año nuevo que empieza pronto es a que nos reciclemos en diferentes ámbitos, a saber:

Nuestros espacios
Nuestros pensamientos
Nuestras relaciones
Nuestras acciones

Los desafíos te hacen descubrir cosas sobre ti mismo
que nunca supiste en realidad.
CYCELY TYSON

Esta es una buena época del año para hacer una limpieza a fondo de nuestros espacios. Tirando la basura y regalando lo que a otro le puede servir.
A lo largo del año hemos ido guardando una cantidad de cosas que ya no nos sirven y el que las sigamos conservando hace que sigamos apegados a esas energías. Definitivamente si queremos cosas nuevas y buenas, necesitamos hacerles espacio para que aparezcan.
Y por otra parte el que separemos todo lo que no nos sirve y lo podamos entregar a alguna institución tiene como una simbología muy especial. Es que nos estamos separando o soltando de todo aquello que no vamos a utilizar mas y nos vamos a tomar el trabajo  (que esto es lo importante) de averiguar a donde enviarlo, a donde puede ser útil. Y digo que es lo mas importante ya que no es cuestión de juntar todo y entregárselo al portero o a nuestra empleada doméstica sino de hacer una entrega con responsabilidad a una institución que lo pueda repartir entre muchas personas necesitadas.

A veces, perdiendo una batalla,
se encuentra una nueva manera de ganar la guerra.
DONALD TRUMP

Frente a nuestros pensamientos puede darse un reciclaje de otra magnitud.
¿Cuáles fueron los pensamientos que nos acompañaron en este año?
¿Nos sirvieron para el logro de nuestros objetivos?
¿Cuáles necesitaríamos cambiar? ¿Cuáles necesitaríamos tener?
¿Has podido escuchar los mensajes de tu intuición y aprovechado esa sabiduría interna que todos tenemos?
¿Has podido reconocer aunque sea en el pensamiento todo lo bueno que has logrado este año?
¿Has podido tomarte unos minutos para agradecer por las bendiciones recibidas?
¿Has podido elegir alguna manera de reconocer y agradecer a las personas que te han acompañando este año y de una manera u otra te han ayudado a que puedas cumplir con tus objetivos?

La adversidad tiene el efecto de despertar los talentos,
que en circunstancias prósperas hubieran permanecido dormidos.
HORACIO

Si analizamos el ámbito de nuestras relaciones:
¿Cómo nos sentimos con ellas?
¿Qué conversaciones nos falta abrir o mantenemos incompletas?
¿Cancelamos nuestras deudas o reclamamos lo que nos correspondía?
¿Agradecimos y reconocimos lo suficiente todo lo que recibimos de ellas?
¿Sostuvimos relaciones de dependencia?
¿Hemos podido poner límites?
¿Hemos podido entregarnos de corazón?
¿Hemos podido mostrarnos vulnerables o fingimos que no nos pasa nada?
¿Hemos sido autosuficientes o hemos tenido en cuenta a los otros?
El diamante no puede ser pulido sin fricción,
ni el hombre perfeccionarse sin dificultades.

Y si analizamos nuestras acciones nos encontraremos con la posibilidad de darnos cuenta dónde hemos puesto nuestra atención durante este año, qué hemos conseguido y que no  y eso nos mostrará qué espacios de aprendizaje nos han quedado.
¿Cómo estamos?
¿Dónde estamos?
¿Cuál es el mensaje de lo que nos pasó?
¿Nos damos cuenta de qué manera hemos contribuido a los resultado positivos o negativos en los que estamos parados?
¿Qué nos faltó hacer?
¿Tuvimos suficiente descanso, nos tomamos vacaciones, jugamos, nos divertimos?
¿Hemos podido desarrollar nuestro orgullo por ser nosotros mismos?
¿Nos hemos premiado por ello?

Cuando la vida pone vallas en tu camino
es hora de que te conviertas en un saltador de vallas.
DANIEL MILLMAN

Reciclarnos, de alguna manera es recordar que somos valiosos, que somos únicos y especiales y que si nos conectamos con todo ese valor y poder interno tendremos la materia prima que nos hace falta para construir un 2006 diferente y singular.

No se trata de cuantas veces te derriban;
se trata de cuantas te levantas.
VINCE LOMBARDI

#242 Trascender

Una vez un rey construyó una gran carretera para favorecer el traslado de sus súbditos y quiso inaugurarla desafiando a su gente a atravesarla de la “mejor manera posible” y ofreció un hermoso cofre, lleno de monedas de oro, para el que así lo hiciera.
Algunos la atravesaron en finos carruajes, otros pensaron que el tema pasaba por las ropas que usaran. Algunos encargaron zapatos especiales para hacerlo, otros caminaron descalzos como prueba de la belleza de sus pies.
Durante todo un día los cortesanos encontraron diversas maneras de caminar dicha carretera en busca de lo que el rey había querido significar  con “la mejor manera posible”
Algunos protestaron porque casi llegando al final descubrieron una cantidad de piedras bloqueando el camino, lo cual hacía mas difícil el reto.
Al finalizar el día un caminante, que alcanzó la línea de llegada, se presentó al rey con mucho respeto, aunque se lo veía muy sucio y cansado, y le dijo: Me detuve unos momentos a sacar unas piedras que encontré  en el camino y debajo de ellas estaba este lingote de oro y se lo traje para que lo devolviera a su verdadero dueño.
El rey le dijo que él, era el verdadero dueño de ese lingote; y que ese era parte del premio que el había ganado por haber  vencido su reto.
Aquel que atraviese el camino de la mejor manera posible, es para mi aquel, que deje el camino mejor de lo que lo encontró, para aquellos que lo seguirán
Recordemos estas sabias palabras a medida que viajemos en el camino de nuestra vida.

Desde la mirada que he desarrollado en mi trabajo profesional he  observado que el trascender es sólo el deseo de unos pocos que sienten este llamado, por lo general desde corta edad, ya saben que han sido elegidos para hacer algo mas importante que ellos mismos y pasan parte de su vida descubriendo cuál es esa tarea, que deben dejar hecha antes de partir.
Mi invitación es que te observes en este deseo y , si lo tienes, que lo enfrentes sin miedo, con la seguridad que el camino te será mostrado y sin lugar a dudas, podrás entender las señales.

“La vida, para mi, no es una vela que se apaga.
Es mas bien una espléndida antorcha
que sostengo en mis manos durante un momento,
y quiero que arda con la máxima claridad posible
antes de entregarla a futuras generaciones.”
George Bernard Shaw

Hay personas que describen este “llamado” como una fuerza impresionante que pugna por salir. Algunos la sitúan en el estómago , otros en el corazón pero todos me muestran que al hablar de dicha energía se emocionan sintiendo una pasión y un entusiasmo que ninguna otra cosa les despierta en la vida.
Saben que esa fuerza es el sentido de su vida y buscan la manera de ponerle nombre y de guiar sus pasos hacia ella.
Hablan de entrega, de contribución, y sostienen que la calidad de su vida se reducirá simplemente a la calidad de lo que han aportado.

Anímate a ser diferente,
a buscar tu propio sentido,
a dar rienda suelta a tu pasión.
Anímate a crear, a equivocarte,
aprender y re-aprender.
No permitas que la cotidianeidad te asfixie lentamente.
Date la posibilidad de descubrirte a ti mismo
y descubrir el valor de cada día.
No esperes al futuro, constrúyelo en cada momento.
Escucha tu propia música.
Vive hoy !!!
Pablo Buol

Cuando tenía cuatro años mi abuela me enseñó a escribir y muy pronto descubrí que ese sería mi camino. No creas que me resultó fácil ya que apenas lo sentí y lo comuniqué a mi familia, no tuve mucho apoyo de ellos. Hasta escuché burlas sobre mis pensamientos. Yo quería, por medio de la escritura, llegar a comunicar todos los pensamientos que en mi cabeza bullían por salir. Sabía que ellos podían ser de utilidad para los demás pero en esa época yo solo tenía seis años y no era visto con buenos ojos que a esa altura de mi vida yo tuviera este tipo de preocupaciones . Por lo tanto, y para encuadrar en el mandato familiar postergué mi anhelo hasta que fui mucho mas grande y pude enfrentar el que dirán con otra filosofía.
Te cuento esto para que escuches de una manera especial lo que te cuentan tus hijos respecto de sus mas queridos anhelos. Y  dentro de tus posibilidades busques no minimizarlos.
La trascendencia no es una preocupación solo de gente grande, suele aparecer a muy corta edad.

Muchos son los llamados
y pocos los elegidos
La Biblia

¿Crees que en la vida hay algo mas grande que al lugar al que has llegado?
¿Sientes un llamado y aún no has podido descifrar su mensaje?
¿Quieres ser ejemplo de generaciones venideras?
¿Piensas y te preocupas por dejar algo para tu descendencia?
¿Consideras que tu vida puede ser un factor de cambio para la humanidad?
¿Estas preocupado por el planeta y por la supervivencia de todos los seres vivos?
¿Te inquietan la violencia que hemos desarrollado y la falta de valores en la que estamos cayendo?
¿Consideras que tu puedes hacer una diferencia en cualquiera de estos ámbitos?
Entonces trascender también es para ti.
Trascender es preocuparse y ocuparse porque las generaciones que nos sobrevivan encuentren huellas que puedan seguir, que les marquen por dónde es el camino, haciendo algo que a uno le apasiona.

Un hombre no puede dejar mejor legado al mundo
que una familia bien constituida y
dirigida por altos valores morales.
THOMAS SCOTT

#244 Imposible

Que yo no pierda la LUZ Y EL BRILLO DE MI MIRADA,
aún sabiendo que muchas cosas nublarán mis ojos…
Que yo no pierda el EQUILIBRIO,
aún sabiendo que innumerables fuerzas querrán doblegarme…
Que yo no pierda el OPTIMISMO,
aún sabiendo que el futuro que nos espera puede no ser tan alegre..
Que yo no pierda la GARRA,
aún sabiendo que la derrota puede ser un adversario muy peligroso…
Que yo no pierda las ganas de SER GRANDE,
aún sabiendo que muchos me envidiarán…
Que yo no pierda las ganas  de AYUDAR A LOS DEMAS,
aún sabiendo que muchos son incapaces de ver, reconocer y retribuir, esta ayuda…
Que yo no pierda LA ALEGRIA DE VIVIR,
aún sabiendo que muchas lágrimas brotaran de mis ojos y se escurrirán
por mi alma…
Que yo no pierda las ganas de DAR ESTE ENORME AMOR
que existe en mi corazón,
aún sabiendo que muchas veces será rechazado…
Que yo no pierda ESTA PRIMAVERA,
sólo porque aun no ha salido una flor en mi balcón.
Y por encima de todo…
Que yo no pierda la LA ILUSIÓN y jamás olvide que puedo concretar
cosas que aún no me animo, ni a soñar.

La semana pasada tuve una experiencia singular que me gustaría compartir con vos . Llegó a mis manos un power point con fotos espectaculares de la casa de un sultán árabe y a modo de juego lo reenvié a un listado de amigos invitándolos a conocer “mi nueva casa”. Y lo que ocurrió fue por demás curioso y me llevó a una reflexión muy profunda.
Algunos se sumaron a la broma pidiéndome que les reservara una suite para pasar unos días. Otros celebraron y se sumaron de alguna manera a mi ocurrencia. De algunos no tuve noticias. Pero hubo una respuesta muy sería que fue la que me llevó a la reflexión, y esta me decía que cuando nos fijamos metas “imposibles” después viene la frustración y que es mejor ser un poco mas “realista” y no soñar “imposibles” para no sufrir tanto después. ( las comillitas van por mi cuenta)

Querida amiga: no sueño con esta casa
es solo la luna a la que le apunto
para darle a alguna estrella,
en caso de fallar.
Estrella que compartiré contigo
cuando la haya concretado.

Después de mi respuesta no pude menos que quedarme pensando en la cantidad de veces que logré cosas que no me había animado a soñar y qué pocas veces me frustré frente a mis sueños ( casi no recuerdo ninguna importante ).
¿Alguna vez pensaste qué difíciles parecen algunas cosas en el pensamiento y que fáciles resultan, luego, en la acción?
¿Alguna vez pensaste que algo era imposible y luego lo concretaste?
¿Alguna vez viviste cosas que no te hubieras animado a soñar para vos?
Me gustaría proponerte a modo de ejercicio que listes todas las veces que lograste cosas que no te animaste ni a soñar y que aprendizaje te quedó respecto de cada una de ellas para el futuro.

Querida amiga: el concretar sueños no es sólo para mí,
sino para cualquiera que se anime a soñar.
Y nadie sabe al lugar que podes llegar,
a menos que te animes a empezar.

En mi adolescencia yo escuchaba la palabra imposible como muy mágica, dada la rebeldía que caracteriza esa edad. Bastaba que alguien la dijera para que yo me desafiara en demostrarle que no tenía razón. Y fueron tantas las veces que me di cuenta que esa palabra sólo vivía en la forma de pensar de las otras personas que la transformé como un sortilegio para mis oídos.
¿Qué es lo que nos impide darnos el permiso en pensar imposibles?
¿Por qué será que nosotros somos los primeros en decirnos que no?
¿Por qué no nos damos cuenta que siempre jugamos con una red que nos puede sostener en el caso de una caída?
¿Miedo a qué le tenemos?
Y la respuesta que me aparece es miedo la frustración. Tenemos miedo a frustrarnos.
¿Y qué pasa si nos frustramos? ¿Qué cosa tan terrible puede pasar?
¿Acaso no podemos ver que detrás de la frustración aparece una nueva posibilidad, aparecen aprendizajes y la oportunidad de saber algo que antes no sabíamos.
¿Por qué tomarlo a mal? ¿Por que es tan temida?
Thomas Edison hizo 2000 experiencias hasta inventar la lamparita. Un reportero le preguntó el porqué de tantos fracasos-. Edison sólo respondió: No fracasé ni una vez. Inventé la lamparita. Ocurre que fue un proceso de 2000 pasos.

Querida amiga: podemos ser tan grandes como lo sean la medida de nuestros sueños,
o tan pequeños como
cuando nos conectamos con nuestros miedos.

Considero que una competencia a desarrollar por las personas que quieren liderar su vida concretando objetivos inimaginables es la tolerancia a la frustración. Ya que sólo quien puede levantarse una vez mas de las que se cayó sabe que el éxito puede estarle esperando a la vuelta de la esquina.
Es ese momento especial que marca la diferencia entre los ganadores y los perdedores. Ese momento en el que, en lugar de tolerar la frustración por lo no logrado, conseguimos enfocarnos en nuestros sueños, volvernos a levantar y continuar con nuestra búsqueda o creación.

Alguna vez alguien le dijo que tenía SUEÑOS IMPOSIBLES a:
Cristóbal Colón
o a los Hermanos Wright
o a Louis Pasteur
Alguna vez fue IMPOSIBLE
Tener agua corriente en tu casa o iluminación eléctrica
Viajar a la Luna
Curar la Poliomelitis
Vivir 100 años
o soñar con una PC.
Pero gracias a que muchas personas no pensaron en esa palabra
Hoy hay muchos IMPOSIBLES
convertidos es realidad.
¿Quién es entonces mas “realista”
¿El que sueña con imposibles?
¿O el que sólo se conecta con “la realidad”?

#241 Enojos

Dos hombres habían compartido años de prisión injustamente.
Durante ese tiempo recibieron todo tipo de maltratos y humillaciones.
Una vez libres, volvieron a verse años después.
Uno de ellos preguntó al otro:
– ¿Alguna vez recuerdas aquellos momentos en que los carceleros se
desquitaban con nosotros?
– No, gracias a Dios no me quiero ni acordar, contestó. ¿Y tú?
– Esos momentos vuelven a mi memoria continuamente y cada vez
siento que los odio mas, respondió el otro.
Su amigo lo miró unos instantes, y dijo:
– Lo siento por ti. Si eso es así, significa que aún te tienen preso.

¿Y a vos, cuánto te duran los enojos?
¿Sos de esas personas que les sucede algo malo a la mañana y se les estropeó todo el día, toda la semana o todo el mes?
¿Te enojas fácilmente?
¿Tus enojos son desmesurados para el hecho ocurrido?
¿Te has detenido alguna vez a observar tu manera especial de enojarte y “desenojarte”?

“El enojo no es un fin en si mismo,
sino una ilusión equivocada
de como resolver el problema”.

Consideramos que el enojo es la emoción que surge frente a la interrupción de lo esperado.
El tema es que muchas veces en lugar de verlo simplemente como un cambio de posibilidades lo interpretamos dramáticamente como una catástrofe.
Y aquí me gustaría hacer una diferencia entre una simple descarga que muestre nuestra frustración con lo ocurrido y que se haga cargo de comunicar al otro lo que nos está pasando y hacer un escándalo a partir del cual, muchas veces herimos sentimientos del otro o literalmente comenzamos un ataque.

“Mucho más penosas
son las consecuencias del enojo,
que las causas que lo producen”
Marco Aurelio

Detrás del enojo vive un pensamiento de que las cosas “deberían” ser de otro modo.
Desde una mirada ontológica podemos decir que este tiempo de verbo nos lleva al sufrimiento porque nos sitúa en un lugar de cómo deberían ser las cosas, como si hubiera una sola forma en que ellas puedan ser.
Esto está íntimamente relacionado con las expectativas que tenemos de como deberían ser las cosas, expectativas que de no cumplirse nos llevan también al sufrimiento.
El enojo funciona como una gota de veneno que tomas esperando que le haga efecto al otro y el único que termina envenado sos vos.

Al volver del paseo, Mariana se quedó pasmada al ver su nuevo juego de té tirado en el suelo. Faltaban algunas tazas y la bandeja estaba rota. Llorando se desahogó con su mamá ¿ves mamá lo que hizo Julia conmigo? Le presté mi juguete y ella lo descuidó y lo dejó tirado en el suelo.
Totalmente descontrolada Mariana quería ir a la casa de su amiga a pedir explicaciones, pero su madre cariñosamente le dijo: Hijita, ¿te acuerdas de aquel día cuando saliste con tu vestido nuevo todo blanco y un coche te salpicó con barro al pasar? Quisiste lavarlo en seguida, sin embargo tu abuelita te dijo que había que dejar que el barro secara, porque después, sería más fácil quitar la mancha.
Lo mismo pasa con el enojo, deja que se seque primero y después todo será más fácil de resolver.

Un ejercicio que funciona muy bien cuando tenemos este tipo de arranques y queremos aprender a dominarlos es simplemente escribir en una libretita después de haberlos tenido, con quien fue y por qué.
No a modo de critica sino de simple observación. La situación es que el solo hecho de anotarlos hace que antes de reaccionar violentamente tengamos un momento de reflexión y eso solo hace que muchas veces elijamos no tener el exabrupto.

Después del 11 de septiembre, una compañía invitó a algunos de los que, casualmente se salvaron de los ataques de las Torres Gemelas.
Todas las historias que contaron tenían que ver con pequeños detalles.
Al director de una compañía se le hizo tarde porque era el primer día del kinder de su hijo;
Otro estaba vivo porque le tocaba llevar las donas y se detuvo unos momentos a comprarlas;
Una mujer se retrasó porque su despertador no sonó;
A otro se le hizo tarde porque se quedó atorado en la carretera por un accidente;
Otro perdió el micro;
Alguien contó que se ensució con mermelada la corbata y le llevó unos minutos cambiarla;
A uno no le arrancó el auto y tuvo que esperar unos momentos hasta que alguien lo empujara;
Una mujer contó que después de cerrar la puerta escuchó sonar el teléfono y regresó para contestarlo;
¡Otra tuvo un bebe!;
Un señor no conseguía un taxi libre;
El que mas me impresionó fue un señor que se puso un par de zapatos nuevos esa mañana y se detuvo en la farmacia a comprar una curita porque le había salido una ampolla. . Por eso está vivo hoy.
Ahora cuando me tocan todos los semáforos en rojo, no llega el ascensor, los niños tardan en vestirse, no encuentro las llaves del auto. pierdo un taxi o algo no sale como a mi me gustaría y empiezo a enojarme pienso que eso que me está pasando, puede ser justamente para evitarme un mal mayor.

#236 Anclajes

Un escritor inglés, del siglo pasado, cuenta en una de sus obras, que en la playa cerca de su casa, una cosa muy interesante con frecuencia llamaba su atención: Un barco lanzando su ancla en el mar embravecido.
Difícilmente existía, para él, cosa más sugestiva que esa. El navío danzando sobre las olas bajo el poder y a merced de ellas.
El viento y las aguas poniéndose de acuerdo para hacer, del barco, su diversión. Sin embargo podía observarse que no obstante el baile, el navío mantenía centrado su equilibrio.
Aunque a simple vista pareciese un juguetito desamparado a merced de los elementos, lejos de serlo se lo veía seguro y tranquilo, implacable y defendiendo su lugar.
¿Cuál sería el secreto del equilibrio de este navío?
¿Cómo podría resistir las fuerzas de la naturaleza con tanta tranquilidad?
Lo que le permitía mantenerse en el mismo lugar y no ser arrastrado por la tempestad era su anclaje!
No importa cuan fuerte sople el viento o cuan altas sean las olas del mar… La cuerda a la cual está amarrado atraviesa las aguas y está fijada al fondo sólido del océano.Y esto es lo que le da su seguridad y le permite su danza despreocupada.

Hay períodos de nuestra vida en que todo parece darse vuelta y nos sentimos en medio de una tormenta, arrastrados por las olas de la vida para arriba y par abajo y azotados por los vientos de la adversidad temiendo por nuestra integridad.
Sin un anclaje espiritual, nuestra vida puede sentirse como un navío sacudido por el mar enfurecido por las circunstancias incontrolables de la vida. Y solo experimentando la presencia de la fe y la confianza aparece el coraje y la esperanza que nos permite enfrentar cualquier cosa que el destino nos tenga preparado.
La espiritualidad nos mantiene firmes y anclados frente a las tempestades con que nos sorprende la vida.

No somos seres humanos
con experiencias espirituales,
sino seres espirituales
con experiencias humanas.
Teilhard de Chardin

En los últimos años la espiritualidad ha cobrado un nuevo sentido y se ha transformado en la búsqueda de muchos.
Sin embargo a esta altura sería interesante reconocer ¿De qué estamos hablando cuando hablamos de espiritualidad?
Y es posible que frente a esta palabra, lo mismo que frente a tantas otras, cada uno tenga su propia interpretación dependiendo de la vida que le ha tocado vivir: Todas igualmente válidas.
Consideramos al camino espiritual como la búsqueda de la voz interior o el camino del autoconocimiento.

Iluminación espiritual
significa tomar plena responsabilidad por tu vida.

Existe una concepción metafísica de la espiritualidad que la ubica como una búsqueda o un camino hacia algo que está afuera. Nosotros desde una postura ontológica consideramos a la espiritualidad como una búsqueda interior que nos conecta con nosotros mismos y con nuestra propia grandeza y divinidad.
Lo que fundamentalmente diferencia estas posturas es en la ubicación que hacemos de lo divino . Para algunos está afuera y para otros la divinidad vive en nosotros.
Podemos ver una expresión de esta controversia si miramos con atención la llama de una vela. Por un lado la llama se alza hacia afuera y hacia arriba como queriéndose conectar con el Universo y con todo lo divino que él le ofrece, y por otro el pabilo tira hacia adentro, como conectándola con su interior hacia su propia esencia.
¿Entonces dónde podemos encontrar la paz, la calma, el centrado y la aceptación que falta en la mayoría de nuestras vidas?
Desde esta mirada en la cantidad de anclajes que hayamos podido desarrollar, sin importar si ellos estén dentro o fuera de nosotros.

“Cuando el ojo no está bloqueado
el resultado es la visión.
Cuando la mente no está bloqueada
el resultado es la sabiduría.
Cuando el espíritu no está bloqueado
el resultado es el Amor.”

Sostengo que uno de los mejores anclajes que podemos desarrollar vive en el reconocimiento que tengamos de nosotros mismos, de nuestros logros, de nuestras capacidades y de nuestras posibilidades.
En nuestra familia, en nuestras relaciones y en el amor que podamos crear a nuestro alrededor.
La próxima vez que te sientas en medio de una tormenta:
¿Que va a ser lo que te mantenga centrado y equilibrado?
¿De donde vas a sacar fuerzas y energías para enfrentar lo que te sucede?
¿Qué anclajes aun no has desarrollado y son tu área de oportunidad?
¿Cómo lograrás que se manifieste en vos tu espiritualidad?
¿Qué cosas podes comenzar a hacer hoy para desarrollarla?

La fortaleza de un árbol
no está dado por la exuberancia de su follaje
sino por el desarrollo de sus raíces

#237 Merecimiento

Cuentan que una bella princesa estaba buscando consorte.
Aristócratas y adinerados señores habían llegado de todas partes para ofrecer sus maravillosos regalos:  joyas, tierras, ejércitos y  tronos conformaban los obsequios para conquistar a tan especial criatura.
Entre los candidatos se encontraba un joven plebeyo, que no tenía más riquezas que amor y perseverancia.
Cuando le llegó el momento de hablar, dijo: “Princesa, te he amado toda mi vida. Como soy un hombre pobre y no tengo tesoros para darte, te ofrezco un sacrificio como prueba de mi amor… Estaré cien días sentado bajo tu ventana, sin más alimentos que la lluvia  y sin más ropas que las que llevo puestas… mi amor es mi dote…”
La princesa, conmovida por semejante gesto, decidió aceptar. “Tendrás tu oportunidad: si pasas la prueba, me desposarás”.
Así pasaron las horas y los días. El pretendiente se mantuvo sentado, soportando los vientos, la nieve y las noches heladas. Sin pestañear, con la vista fija en el balcón de su amada, el valiente vasallo siguió firme en su empeño, sin desfallecer ni un momento.
Al llegar el día noventa y nueve, los pobladores de la zona salieron a animar al próximo monarca. Todo era alegría y jolgorio, hasta  que de pronto, cuando faltaba una hora para  cumplirse el plazo, ante la mirada atónita de los asistentes y la perplejidad de la infanta, el joven se levantó y sin dar explicación alguna, se alejó lentamente del lugar.
Unas semanas después, mientras deambulaba por un solitario paraje, un  niño de la comarca le preguntó:
“¿Qué fue lo te que ocurrió?…Estabas a un paso de lograr la  meta…¿Por qué perdiste esa oportunidad? ¿Por qué te retiraste?”
Con profunda consternación y algunas lágrimas mal disimuladas, contestó en voz baja: “No me ahorró ni un día de sufrimiento…Ni siquiera una hora. No merecía mi amor…”

¿Que hubieras hecho vos después de haber atravesado tanto sufrimiento?
Casi te escucho diciendo que no le hubieras hecho esa oferta.
Coincido con vos, yo tampoco la hubiera hecho, pero el caso es que lo que me gustaría invitarte a reflexionar es tu capacidad de reconocer lo que te mereces.
¿Hubieras tenido la misma actitud que “nuestro plebeyo enamorado”?
El merecimiento está íntimamente relacionado, desde mi mirada, con la autovaloración y el auto reconocimiento.
Porque solo cuando estamos profundamente conectados con nuestra valía podemos empezar a pensar en lo que nos merecemos.

“Ninguna persona merece tus lágrimas,
y si alguna se lo mereciera,
esa, no te haría llorar.”

Tampoco se trata solamente de estar en contacto con lo que merecemos. El segundo paso es pedir o reclamar lo que consideramos justo. Ya que si solamente reconocemos nuestro valor pero no podemos exigir el reconocimiento de los demás , esta situación se convierte en resentimiento, bronca o enojo con ellos. Porque suponemos que los otros tendrían que darnos aquello que no hemos sido capaces de pedir.
¿Como hubiera seguido nuestra historia si este caballero cuando se dio cuenta que merecía algo diferente se hubiera animado a plantearlo o pedirlo?

Todo gerente, directivo o dueño de empresa
debería colgarle a cada persona de su organización
un “cartel invisible”, que diga
“haceme sentir importante
reconociendo que valgo y merezco
mucho mas de lo que creo”.

Esta historia nos muestra que faltó abrir conversaciones donde cada uno pudiera mostrarle al otro, lo que le pasaba con lo que el otro hacía.
Nuestro caballero se fue con el dolor de no ser reconocido y el sentimiento de que ella no lo merecía viviendo todo esto como si fuera cierto.
¿Te animas lector a pensar como se quedó ella? Yo me imagino que sin entender nada, como tantas veces nos quedamos los seres humanos frente a la reacción de los demás.
¿Que podría haber hecho él?
¿Qué podría haber hecho ella?
Desde mi mirada faltaron conversaciones
¿Y qué es lo que nos impide, a veces, abrir conversaciones?
Los miedos, la vergüenza, el que dirán, etc.
Y lo que no nos damos cuenta es que hacemos mas importante todas estas circunstancias, que lo que nos está pasando.

Muchas veces las cosas no se dan
al que las merece más,
sino al que sabe pedirlas con mas insistencia.
SCHOPENHAUER

Nosotros nos merecemos que el otro nos tenga en cuenta, y también nos merecemos ser tenidos en cuenta por nosotros mismos.
Y una de las maneras de hacerlo es haciendo pedidos efectivos o reclamando lo que consideramos justo, mostrando lo que nos pasa, hablando de nuestros sentimientos y compartiendo nuestras emociones aunque eso nos cueste, nos de vergüenza o despierte actitudes no esperadas en el otro. Cualquier cosa será menos importante, que no hacernos importante a nosotros mismos.

Merecerte…te merezco
Pero hacer que te des cuenta..
Eso, eso ya es otro cantar.

#238 Volver a empezar

Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte:
Estoy fabricando un anillo muy especial. He conseguido un brillante fabuloso para engarzar en él. Quiero tallar en su reverso un mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total. Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que quepa en el anillo.
Los sabios pensaron, buscaron en sus libros, pero no pudieron encontrar nada.
Un anciano sirviente del rey, con inmenso respeto, le dijo:
No soy sabio, ni erudito pero se me ocurre un mensaje que te podrá ayudar en los momentos de máxima desesperación. El anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey.
El rey lo leyó y le pareció muy adecuado, por eso lo mandó grabar en su preciado anillo.

El mensaje decía:
“ESTO TAMBIÉN PASARÁ”

Hay momentos en nuestra vida que parecen interminables. No vemos posibilidades, no podemos encontrar un camino de salida y nos sentimos entrampados por la situación, en un estado de confusión total.
Hay días que nos cuesta mostrar una sonrisa, ya que las horas en lugar de pasar nos pesan y nos duelen.
No encontramos paz ni sosiego dentro de nuestro corazón y no sabemos por donde empezar, mientras el sufrimiento se instala como el único estado de ánimo posible.

El dolor es inevitable,
el sufrimiento es opcional.
M. KATHLEEN CASEY

¿Alguna vez te pusiste a pensar dónde vive el sufrimiento?
Nosotros desde la postura ontológica sostenemos que vive en la conversación que mantenemos acerca de la interpretación de lo que está pasando.
Esa interpretación nos pertenece y nos deja un mundo disponible predisponiéndonos a un espacio de acción determinado que no es el que necesitamos para poder continuar.

Tenemos que tomar todo nuestro sufrimiento y
usarlo como combustible para nuestro viaje.
MIYAZAWA KENJI

¿Qué podemos hacer?
Nosotros desde el Coaching nos enfocamos fundamentalmente en el cambio de observador desde varios ámbitos:
Enfocándonos en nuestro círculo de influencia. Aquel espacio de acciones que determina lo que sí podemos hacer en lugar de enfocarnos en nuestro círculo de preocupación que es aquel espacio donde no podemos hacer nada para cambiar las cosas.
También mostramos que en la vida hay momentos buenos y hay momentos malos y que ambos pertenecen  a la naturaleza dual de las cosas. Porque hay momentos de tristeza, podemos reconocer momentos de felicidad . Porque existe la noche es que podemos disfrutar del amanecer cada día.

Si lloras por la noche
porque el sol se ha ido
las lágrimas te impedirán ver las estrellas.

Otra cosa que podemos hacer es mostrar que los momentos de crisis suelen ser también momentos de oportunidades maravillosas ,momentos de máximo crecimiento y expansión personal donde el sufrimiento puede ser visto como el umbral del crecimiento y el aprendizaje.
Algo que realmente funciona es enfocarse en los objetivos que concretaste en tu vida y en las cualidades que te ayudaron a conseguirlos para ver si esas mismas cualidades podrían servirte en los momentos difíciles.
¿Qué pasaría si en el peor de los momentos pudieras reconocerte y ponerte un diez? Seguramente encontrarás muchos motivos en tu vida por lo que te lo merecerías.

“Quédate quieto y
reconocerás que eres
un instrumento en la sinfonía del Universo.
Intégrate a la armonía encontrando la quietud interior,
y sentirás fluir dentro de ti el poder de la Naturaleza”.

Gracias a Dios el huracán Katrina no pasó por nuestra casa, pero todos tuvimos algún Katrina que pasó por nuestro corazón y dejó nuestra alma devastada. Y lo importante es que, sea lo que sea, encontremos la fuerza para volver a empezar.
¿Quién soy yo cuando no me queda nada?
¿Quién soy yo cuando tengo que volver a empezar desde el principio?
Quedo yo con mis sueños y con todo mi potencial!!

Empieza un nuevo año para la religión judía. Y así como todos disfrutamos de la energía especial que vibra en el año nuevo convencional para empezar cosas y terminar otras, vos podes utilizar esta energía que está vibrando en este mismo momento para vos aunque no profeses esta religión.
Que la energía de este año nuevo que se inicia limpie tu camino de obstáculos, te conecte con el amor que vive en tu corazón, con la alegría de estar vivo, y con la magia de tu pasión. Y que encuentres paz en tu alma para comprometerte con tus sueños y volver a empezar. Y que el Universo esté a tu lado guiándote y apoyándote en tu camino de creación.

Mirá esta película y date cuenta que ricos que somos y qué bien estamos!!
http://www.aish.com/a/startingover.asp

Lo que la oruga interpreta como el fin del mundo,
es, lo que en hechos reales, llamamos Mariposa.