#523 Dominando el ego

7 Claves para Dominar el Ego

1) Liberarse de la necesidad de tomarse todo en
forma personal.

2) Liberarse de la necesidad de ganar siempre.

3) Liberarse de la necesidad de tener razón con todo.

4) Liberarse de la necesidad de mostrarse superior a
los demás.

5) Liberarse de la necesidad de llamar la atención.

6) Liberarse de la necesidad de mostrar que tienes
mas que los demás.

7) Liberarse de la necesidad de pensar que todo tiene
que ver contigo o pasar por ti.

8) Liberarse de la necesidad de sentir que eres el
mejor o el mas importante.

Considero que “ego” es una palabra que muchos escuchamos pero que muy pocos sabemos de qué estamos hablando así que lo primero que haré ahora será ponernos de acuerdo con el significado de la palabra. Ego en latín significa “yo” y quiero que sepas que lo que vas a leer ahora es simplemente m interpretación desde una mirada ontológica ya que como sabrás muchos psicólogos renombrados han hablado y escrito mucho sobre el “Yo” y el “ego”.
¿Quién soy Yo para mi?
Y, como les decía, desde esta mirada, el yo que soy para mi se constituye en la conversación interna que tengo respecto de quién pienso que soy yo para mi.

“Decide lo que quieres, decide lo que eres, disponte a cambiar por ello:
establece tus prioridades
y ¡empieza a trabajar!”
James H.L. Hunt

Dentro de nuestra mente siempre estamos conversando con nosotros mismos.
Algunas veces esta conversación nos reconoce, nos valora y nos impulsa y otras nos critica, nos desvaloriza y nos frena.

Especialmente cuando  es esta última la que mas nos suena en la cabeza necesitamos, en nuestra relación con los demás, disimular lo que sentimos por nosotros y actuar como si fuera lo contrario y es ahí donde considero que aparece nuestro “ego” para disimular. Cosa que, desde mi punto de vista no logramos, ya que el otro no es tonto y se da cuenta que si necesitamos hacemos tan importantes frente al otro es porque dentro nuestro no sentimos lo mismo.

Si quieres ideas frescas,
no trabajes con corbatas
o nudos en el cuello.

Sin embargo aquí quiero mostrarles una distinción: Desde la recuperación del poder personal que postulamos nosotros decimos que necesitamos hacernos importantes a nosotros mismos para luego poder asistir a los demás. Y la distinción que separa esto del “ego” es la acción.
Observa que si nuestras acciones nos muestran valiosos, los demás nos reconocerán valiosos sin que tengamos que decírselo.
Postulamos que tener una conversación positiva de nosotros mismos y actuar de acuerdo con ella no es tener un “ego agrandado” sino reconocernos.

Ningún día es demasiado largo,
para el que trabaja en lo que le gusta.
Séneca

Para cerrar me gustaría mostrarte alguno de las estrategias a las que recurre un “ego” poco “reconocido”:

IRA: Cuando las cosas no salen como esperábamos desarrollamos comportamientos de agresividad, enojo y confrontación sintiéndonos una víctima, agredidos y traicionados

CONTROL : Cuando se instala el miedo y la inseguridad en nosotros mismos aparece una preocupación por controlar lo que pasa alrededor nuestro y un deseo reactivo de estar informado lo cual nos pone en una actitud de manipulación de los demás para sacar provecho de cada situación.

JUICIO: Se manifiesta cuando criticamos todo y pensamos que la única verdad es la nuestra. Cuando nos creemos ser mejor que los demás y no podemos reconocer que son las dudas que tenemos sobre nosotros mismos las que nos llevan a ese comportamiento.

ORGULLO: Cuando somos incapaces de reconocer nuestros errores y nos sentimos invulnerables nos manifestamos con una actitud engreída, que nos hace sentir superiores a los demás, pensando que no necesitamos a nadie.

ODIO: Cuando perdemos la capacidad de apreciación nos volvemos insensibles y pesimistas, no podemos ver lo bueno que tienen los demás y empezamos a desarrollar una consciencia destructiva sin razón.

Somos lo que hacemos, no lo que pensamos ni lo que sentimos.
Anónimo

Este último párrafo es un resumen libre del Artículo ” Las 5 extensiones del ego ” escrito por Ivan Villegas

Publicado en 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *